Cantabria entra a formar parte de la Agencia de Defensa Europea a través del centro tecnológico CTC

María Campo-Cossío, junto al simulador de movimiento instalado en las dependencias del centro tecnológico CTC. /Roberto Ruiz
María Campo-Cossío, junto al simulador de movimiento instalado en las dependencias del centro tecnológico CTC. / Roberto Ruiz

La organización cántabra se incorpora como 'prescriptora' a un grupo de expertos que trabaja en áreas como navegación y guiado

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

El Centro Tecnológico CTC ha entrado a formar parte de la Agencia de Defensa Europea (EDA). La entidad con sede en el Parque Científico y Tecnológico de Cantabria (Pctcan) pondrá a disposición de la organización continental su conocimiento y experiencia en las áreas de navegación y guiado, actuando como prescriptora en estos campos. Semanas atrás la firma autonómica ya participó en su primera reunión técnica, que tuvo lugar en Atenas.

El CTC se ha incorporado al grupo de expertos denominado 'Captech Guidance, Navigation and Control (GNC)'. María Campo-Cossío, responsable del área de Sistemas de Navegación de Robótica y representante del CTC en estos encuentros de la Agencia, detalla que «el objetivo de estos grupos de trabajo es el de proporcionar información: hacer la parte de vigilancia, detectar oportunidades o tecnologías estratégicos. Ellos lo que buscan es organizar grupos de trabajo con entidades tanto gubernamentales como privadas o vinculadas a las universidades para escuchar y pedir opinión. De esa manera pueden anticipar las tendencias futuras y prepararse para las mismas».

EL PROCESO

1
Una reorganización en los grupos de expertos de la Agencia produjo en marzo esta oportunidad.
2
CTC analizará en su grupo las oportunidades o tecnologías estratégicas que sean de interés para la EDA.
3
El centro quiere aprovechar las sinergias de este hito y tratar de captar socios y financiación.
4
La aventura no acaba aquí y se pretende integrar otro grupo de expertos sobre materiales y estructuras.

¿Cómo ha acabado el centro cántabro en la EDA? «En 2017 hubo una especie de reorganización de los 'Captech', esto es, los grupos de trabajo. La persona que está a cargo de Guiado, Navegación y Control, Marco Detratti, tenía relación con nosotros de algún proyecto anterior, por lo que nos propuso participar. Hicimos una presentación y les pareció útil lo que hacemos, así que nos invitaron a acudir a nuestra primera reunión, que se celebró hace tres semanas en Atenas».

El contacto inicial surgió sobre el mes de marzo, y ahora se abre un amplio horizonte para CTC. El grupo de trabajo en que ha quedado integrada la organización regional tiene como principales áreas de interés los sistemas de navegación, sincronización y posicionamiento para entornos desafiantes que proporcionan funcionalidades disponibles a nivel mundial y que incluyen trabajos de hibridación de sensores y procesamiento en tiempo real; las nuevas tecnologías de navegación, dirección y control que mejoran el rendimiento de sensores y actuadores para optimizar el tamaño, el peso o su potencia; las técnicas de guía y control para plataformas y armas; o las soluciones de orientación de precisión. «Nosotros ayudaremos a identificar esas oportunidades potenciales y su futuro beneficio para la EDA», anota Campo-Cossío.

Pero hay más. El centro tiene entre manos cuatro proyectos que encajan con las materias que analiza el 'Captech' de la Agencia de Defensa Europea. Desde robots para tratamientos de plagas en invernaderos que navegan de forma autónoma y segura sin información previa, hasta un sistema de navegación para un avión solar no tripulado en busca de la mayor robustez, pasando por soluciones para navegación de personas en entorno críticos o sistemas de comunicaciones por satélite embarcados en vehículos. Este último caso ya se está desarrollando para negocio de defensa.

Impacto

¿Qué aporta este hito a CTC? Según la representante en las citas de la EDA, «permite disponer de información de primera mano sobre la estrategia de investigación y tecnología para la defensa europea. No sólo propones, sino que tienes el oído puesto sobre lo que se decide. Después hay convocatorias propias de financiación, por lo que no es lo mismo optar a esos fondos desde fuera que habiendo visto cómo nace la idea. Además, la oportunidad de crear consorcios también es algo a destacar», resalta la responsable de Sistemas de Navegación.

En cuanto a las reuniones, éstas son cada tres meses, dos de ellas en Bruselas y la otra propuesta por un socio. A cada cita se acude con nuevas ideas e información sobre el material ya trabajado. En el área del CTC trabajan cinco personas, mientras que de momento es Campo-Cossío quien ejerce de portavoz.

Más allá de este logro, es posible que no sea sino el comienzo de una relación más fructífera entre Cantabria y la EDA. De hecho, la portavoz subraya que otro grupo de interés para el centro es el de Materiales y Estructuras. Como complemento, se presume de que el de Santander «es uno de los pocos centros tecnológicos nacionales» inmersos en estas relaciones continentales.

Estos éxitos no son casuales, pues CTC acumula ya una amplia experiencia en estos campos que se traduce en su actividad diaria. Sin ir más lejos, según la propia organización, el área de Automática Industrial y Robótica en la que se desarrollan las tecnologías aplicables a los proyectos de estos ámbitos representa algo más del 25 % de la actividad de CTC. La cooperación con la Agencia puede abrir la puerta a más aventuras tecnológicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos