Conde y Astuy empiezan a conversar por CEOE aunque lejos de un acuerdo

Emerito Astuy y Enrique Conde./DM .
Emerito Astuy y Enrique Conde. / DM .

El ingeniero ofrece ser vicepresidente al hostelero y elegir a la mitad del Comité, pero éste traslada su «firme intención de llegar hasta el final» del proceso

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

Ese sentir general de que lo mejor para CEOE-Cepyme es un acuerdo de integración que distancie al empresariado cántabro de una nueva división con la confederación como epicentro ha empezado a calar entre los dos aspirantes a relevar a Lorenzo Vidal de la Peña al frente de la patronal. El ingeniero de Caminos Enrique Conde, que lleva la etiqueta de candidato continuista de la labor acometida en el seno de la organización en los últimos años; y el hostelero Emérito Astuy, que encabeza la corriente de socios críticos con la «deriva política» que a su juicio ha abrazado la entidad, se reunieron ayer para buscar acercar posturas de cara a evitar una cita con las urnas.

Como en cualquier proceso, la primera cita no sirvió para alcanzar un acuerdo. El planteamiento inicial gira en torno a quién debe ocupar la Presidencia. Conde trasladó a Astuy una propuesta para que el hostelero fuera vicepresidente y nombrara a la mitad del Comité Ejecutivo. El ingeniero ocuparía la silla presidencial y elegiría a la otra mitad.

Este escenario no ha sido aceptado por Astuy. De hecho, defendió que siempre estará dispuesto a hablar con quien le llame, pero dejó clara su «firme intención de llegar hasta el final» con su candidatura. Lo que sí trasladó en el encuentro es que está «abierto a una integración», esto es, que Conde y su equipo pudieran adherirse al proyecto del hostelero, que abundó en su rechazo a negociar cargos.

La clave, de momento, está en los avales. Conde esgrime que tiene más respaldo de las asociaciones, el doble o más, que repartían 54 apoyos. Fuentes cercanas a la candidatura de Astuy precisan que su aspirante empezó mucho más tarde a buscar 'garantes' y que, una vez que el miércoles registró los 14 mínimos para poder participar en los comicios, va a ir recuperando terreno.

Porque las empresas también son avalistas. Aunque suelen ser unas delegaciones menos problemáticas para los interesados que las de las asociaciones empresariales, también sirven de termómetro para pulsar el estado real de la situación, especialmente por el tipo de compañías que apoyan a cada candidato, su tamaño y el número de votos que podrían depositar en las urnas el próximo 30 de abril. Una 'fiesta democrática' que aún queda lejos a tenor de cómo evolucionan los acontecimientos.

Una fecha importante en el calendario electoral será el próximo miércoles, día 17. Ese día expira el plazo para presentar los avales y ofrecerá el citado cuadro real para medir el reparto de fuerzas. Ambos proyectos, y sus respectivos seguidores, se afanaban ayer en seguir aglutinando adeptos que presentar la semana que viene.

Primeros conflictos

Mientras la tensión por la cita electoral se vivía de forma soterrada en sus jornadas iniciales, la presentación oficial de Astuy como aspirante ha ido elevando la temperatura del proceso. Como avanzó el viernes este periódico, el responsable de un complejo hostelero familiar en Isla remitió una queja formal a la Junta Electoral «por la intromisión por parte del número dos del Partido Popular a las elecciones regionales de Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña, manifestando su apoyo público a Enrique Conde».

El denunciante solicitó a la Junta Electoral que «traslade al PP que, de la misma forma que CEOE no debería entrometerse nunca en un proceso electoral interno de ningún partido político, no es de recibo que alguien que ocupa un puesto tan relevante en su candidatura trate de distorsionar un proceso electoral que, como candidato político, no es de su competencia». La Junta también debe validar los avales de ambos aspirantes.