Díaz Real analiza el rumbo de Sniace con el nuevo 'lobby' de pequeños accionistas

Díaz Real analiza el rumbo de Sniace con el nuevo 'lobby' de pequeños accionistas

Los minoristas reciben información acerca de las últimas inversiones realizadas y reclaman mejoras en el área de comunicación

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

La asociación de pequeños accionistas de Sniace constituida meses atrás para conocer de primera mano la situación y planes futuros de la organización se reunió recientemente con la nueva presidenta de la compañía, Gema Díaz Real, que ha asumido las riendas de la empresa tras más de dos décadas con Blas Mezquita al frente del complejo de Torrelavega.

En el encuentro, según destacaron los minoristas, hubo diversos aspectos reseñables. Por ejemplo, más allá de «la ilusión y creencia en el proyecto» trasladada por Díaz Real, destacan las inversiones realizadas «para mejorar la calidad y blanqueo de la fibra. El resultado ha sido muy positivo y hay muy buenas expectativas», opina el colectivo.

De cara a los siguientes pasos, la presidenta informó a los representantes de la asociación que «el producto higiénico va por buen camino y sería uno de los siguientes hitos importantes a corto plazo» en la carrera en la que Sniace se halla inmersa en busca de la rentabilidad y dejar de lado la senda de pérdidas que arrastra en los últimos años.

El colectivo admite que la situación financiera a corto plazo «no es la mejor posible»

Más aún. La compañía trasladó a los minoritarios que «la parada realizada en marzo ha supuesto un gran éxito al hacerse en tiempo, y una puesta a punto muy importante para afrontar los nuevos retos con unas instalaciones de garantía».

En paralelo, se abundó en uno de los asuntos que, a juicio de los pequeños propietarios, más están lastrando los últimos tiempos de la factoría. «Hemos destacado la necesidad de invertir en comunicación y ampliar canales y medios de comunicación. De nada sirve tener un gran producto y grandes expectativas si no comunicamos hitos, avance de los proyectos, puntos fuertes y ventajas competitivas en el mercado y sobre la competencia», insiste la organización.

La asociación pudo comprobar de cerca cuál es la realidad económica de Sniace. «El punto más delicado, pero para ser honestos debemos decir lo que ya sabemos todos y reflejan las cuentas: la situación financiera a corto plazo no es la mejor posible. Precaución, no recomendamos comprar ni vender».

Decálogo

El nacimiento de la asociación de minoristas vino aparejado a un decálogo de requerimientos que ya fue enviado a la compañía.

Entre sus propuestas: que la sociedad proporcione una lista de accionistas; mejorar la información y el «hermetismo general» de la empresa; conocimiento detallado de las nuevas inversiones. Calendario establecido para la nueva línea de toallitas dispersables, así como detalle de las mejoras aplicadas en los últimos meses; información exhaustiva sobre pedidos y ventas realizadas, así como expectativas propias y del mercado; mejorar la confianza y credibilidad de la organización; mejoras en el sistema de comunicación. Un plan 'ad hoc' bien trazado; cambios en el Consejo de Administración. Petición de salida de Miguel Gómez de Liaño; nuevas cabezas visibles de prestigio para liderar el proyecto; cambio en las retribuciones con emolumentos por resultados y en acciones; y petición para realizar un estudio independiente sobre el potencial y valor de la empresa.

Actualmente la ingeniería asturiana TSK y su propietario, Sabino García Vallina, son el mayor accionista de Sniace.