Empresarios de la madera de Cantabria piden un plan de aprovechamiento de los montes

Roberto Ruiz

En el octavo debate de CEOE y El Diario, los representantes del sector destacan el «enorme potencial» forestal de la región

Isabel Arozamena
ISABEL AROZAMENASantander

Más de treinta empresarios del sector de la madera de Cantabria se dieron cita en el octavo debate organizado por El Diario Montañés y CEOE-Cepyme, celebrado esta semana en la sede de la patronal. Los afectados reclaman al Gobierno regional que declare el aprovechamiento de los montes de la comunidad «prioritario» y que ponga en marcha un plan director que acabe «con la situación de parálisis que sufre un ámbito que tiene los mismos problemas que hace 20 años».

La Asociación Cántabra de Empresarios de la Madera y del Comercio del Mueble (Acemm) puso encima de la mesa «el enorme potencial» que tiene el sector en Cantabria si se desarrolla una buena planificación. En el debate, presentado por el presidente de CEOE-Cepyme, Lorenzo Vidal de la Peña, actuaron como ponentes Itxaso Saiz, presidenta de Acemm; Almudena García, representante de Maderas García Varona, y Sandra Fernández, de Fernández Barcia Forestal. Moderó el coloquio el periodista económico de El Diario, Jesús Lastra. Tanto las ponentes como los asistentes que tomaron la palabra coincidieron en destacar la situación privilegiada de Cantabria para el aprovechamiento de los montes debido a su climatología y la orografía, tanto para la producción y obtención de ingresos como para luchar contra los incendios.

Entre las principales demandas del sector están la repoblación de la superficie en desuso, la elaboración de un plan de futuro y la lucha contra las enfermedades y plagas para evitar que «nuestros bosques estén enfermos», precisó Itxaso Saiz. La presidenta de Acemm detalló que su empresa, fundada por su padre José Saiz y dedicada al pino, ha cumplido ya 40 años en un sector, el forestal, «que lleva 20 años de retrasos».

Las empresas del sector «han aguantado bastante bien la crisis», indicó Saiz, aunque de cara a los próximos años «necesitamos una serie de mejoras y actuaciones». Sobre todo, se demanda a la Administración regional una intervención «seria», teniendo en cuenta que Cantabria es una de las regiones europeas con mayor superficie forestal de titularidad pública.

Para otra de las ponentes, Almudena García López, una de las claves de futuro de las empresas «es la especialización», y defendió que las compañías del sector «hemos mantenido bien el empleo». Insistió en que Cantabria cuenta con «mucho potencial para el aprovechamiento de los montes por su climatología adecuada». «Podemos mejorar mucho más», destacó, para lo que abogó por una plantación de los montes que lo necesitan ya que, además, «es un producto que se queda en la comunidad». García lamentó las trabas administrativas a causa de que «no se está dando la importancia y el valor que tiene» el sector forestal. «Hay mucha superficie», dijo, «que podría estar en uso productivo aportando un dinero que se está perdiendo». El plan de futuro que se reclama debe abarcar «las próximas generaciones». Cantabria está en desventaja con otras comunidades e incluso reveló que profesionales como los carpinteros, que no encuentran trabajo en la región, tienen que «salir a otras comunidades autónomas».

Sandra Fernández coincidió también en que, en las empresas de la madera, «aunque la crisis ha afectado a todos y hemos tenido que hacer recortes, el empleo se ha mantenido, incluso asumiendo el procedente de la construcción».

Ideas para una mejora

Por parte de los asistentes, Pedro Portillo, gerente de Yofra, echó de menos que Cantabria no aplique planes «que podríamos copiar de Chile, que tiene una orografía similar a la cántabra con plantación de pino y eucalipto». En ese país, precisó, «se ha soluciona el problema de los minifundios».

Eloy Gutiérrez, de Álvarez Forestal, se refirió a la importancia de repoblar los montes ya que «plantar un árbol es el mejor filtro natural para prevenir» situaciones como la erosión, el arrastre de tierra por las lluvias y la emisión de gases CO2. «Las partidas prometidas para repoblar no se han ejecutado», a pesar de que «una buena actuación redunda en la creación de empleo directo e indefinido». Otro motivo esgrimido para repoblar los montes es el beneficio que asume la Administración vía impuestos.

Camilo Fernández, de Forestal Peninsular, empresa dedicada a la madera autóctona, recordó la prohibición que se hizo en anteriores legislaturas de las subastas de haya y roble. Transcurrido el tiempo, se ha comprobado que los montes de estas maderas «están peor» y las empresas «sobrevivimos».

Vidal de la Peña aseguró que el sector es de vital importancia y lamentó la ausencia de planes «en este y otros ámbitos». «La planificación no existe en Cantabria», dijo. «La CEOE hemos decidido planificar nosotros y lo trasladaremos al Gobierno regional», y agregó: «No queremos ir en contra de nadie, queremos construir».

Otro de los asuntos tratados fue la conveniencia de un plan renove para incentivar la compra de muebles. Itxaso Saiz destacó que en unos momentos donde «prima más el precio que la calidad, esta ayuda es necesaria». Se trata de que el Gobierno regional «anime al consumidor a que acuda a las mueblerías de Cantabria» para que las empresas «no se limiten a sobrevivir». El presidente de Fediscom, Miguel Rincón, demandó esta ayuda.

Los montes de Cantabria produjeron en el año 2017 más de once millones de euros en madera, de los que el 50% corresponden a los montes públicos. El eucalipto ha sido la especie que más ingresos ha generado, seguido del pino insigne. Estas dos especies suponen el 98% del valor de las cortas.

Almudena García López. Maderas García Varona SL «Los bosques fijan la población rural»

«Las perspectivas del sector son positivas por el apoyo que viene desde Europa en lo que se denomina la bioeconomía. Los bosques ayudan a fijar la población rural y dan mucha economía a localidades abandonadas. Son zonas de difícil acceso y sin recursos económicos suficientes. Además, la UE está fomentando la política de materiales sostenibles. Hay muchos tópicos respecto a la madera totalmente desfasados. Consumir madera lo que hace es aumentar la superficie forestal. Lo que queremos es ayudar a la gente a entender nuestro sector vinculándolo a la agricultura. Igual que mucha gente entiende que consumir más hortalizas o verduras no provoca que desaparezcan, en el mundo forestal es igual. Cuanta más madera consumamos, más va a haber en nuestros bosques. A día de hoy, Cantabria tiene la suerte de tener un gran potencial forestal, que no está en la mano de muchas otras comunidades. Su situación climática es perfecta para poder desarrollar la industria maderera, la forestal y obtener beneficios en la comunidad autónoma».

Sandra Fernández Fernández. Barcia Forestal S «Estamos perdiendo competitividad»

Represento al sector de la explotación, concretamente del eucalipto. Nuestra situación actual es que nos mantenemos, el problema es que estamos perdiendo competitividad respecto al resto de comunidades del Cantábrico. De cara al futuro, queremos creer que las perspectivas van a ser buenas, pero para eso necesitamos ayudas y apoyo de las instituciones, sobre todo porque las empresas de otras comunidades lo están teniendo. Competir sin igualdad de condiciones es muy complicado. Por ejemplo, en la comunidad gallega es impresionante el dinero que se está dando en ayudas. El problema es que aquí no se está modernizando la maquinaria. Necesitamos, sobre todo, que haya una buena relación entre el Gobierno y las empresas. Hay impedimentos burocráticos, todo se ralentiza mucho y eso hace que el trabajo sea más complicado». A pesar de que las tres ponentes del foro son mujeres, por motivos familiares, Fernández aseguró que la presencia femenina es escasa: «Estamos porque somos empresas familiares, pero en el campo la igualdad no existe».

Itxaso Saiz. Maderas José Saiz SL y presidenta de Acemm «Necesitamos una política forestal seria»

La prioridad de nuestro sector es, básicamente, fomentar que se planten los bosques en Cantabria porque tenemos ciertos problemas con las plantaciones. Se han dejado bastante en los últimos años y necesitamos que se aplique una política forestal seria para tener recursos. Respecto al futuro, la madera siempre hará falta y es un producto que es mediambientalmente sostenible, con lo cual el consumo va en aumento a nivel interno y también internacional. Si se hace una política tendente a favorecer las plantaciones y el cultivo de los árboles iremos mejor. Si no es así, lo que está ocurriendo es que, por ejemplo, en pino sólo tenemos para los próximos cinco años; son cultivos que llevan desde hace mucho tiempo».

«Somos una comunidad privilegiada por la climatología para el cultivo de madera de crecimiento rápido; el pino y el eucalipto se dan muy bien. En otras comunidades, como Galicia y País Vasco, en los últimos años se ha hecho una política forestal fuerte y aquí todavía podemos hacerla. Además, es una medida muy buena para la prevención de incendios».

Lorenzo Vidal de la Peña. Presidente de CEOE-Cepyme Cantabria «Un sector en pleno desarrollo»

«El sector de la madera es mucho más importante de lo que nos creemos. Cuenta con 848 empresas, da empleo a más 2.000 personas y la facturación sobrepasa los 300 millones de euros. Enuna comunidad como Cantabria, sin duda, tiene un peso relevante y las necesidades para su desarrollo son importantes».

En relación a lo que se puede hacer para que el sector avance, Lorenzo Vidal de la Peña consideró que es un ámbito que «tiene un empuje y un crecimiento importante para el desarrollo de Cantabria y que requiere de una planificación específica para que realmente evolucione y siga aportando empleo y crecimiento. Dentro del ámbito del sector de la madera también está el comercio del mueble, que necesita un desarrollo como puede ser un plan renove para el mueble. En su día se intentó, pero bien ejecutado puede ser determinante para seguir creciendo». Vidal de la Peña insistió en que se trata de un sector que «está en pleno desarrollo y que en Cantabria tiene un potencial de crecimiento enorme que deberíamos planificar entre todos para que siga creciendo».