La renacida Conservas Fredo prevé facturar 1,5 millones ya el próximo año

Revilla se interesa por la producción de anchoas durante su visita a Conservas Fredo. /DM
Revilla se interesa por la producción de anchoas durante su visita a Conservas Fredo. / DM

Revilla visita el complejo de Laredo, que vive una nueva etapa tras su adquisición por parte de la familia Huerta y una inversión de tres millones

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

La entrada de la familia Huerta en la antigua Conservas Fredo, adquirida cuando la fábrica de Laredo se encontraba al borde de la liquidación, ha permitido abrir una nueva etapa en el complejo. Así lo pudo comprobar 'in situ' ayer el propio presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que recorrió las instalaciones junto a los nuevos responsables. La cita sirvió igualmente para que el jefe del Ejecutivo conociera las previsiones del Grupo Horizont, que espera facturar ya el próximo año 1,5 millones, cifra que se doblará en 2020, esto es, tres millones de euros.

La puesta en marcha de la factoría de anchoas ha supuesto ya una inversión de tres millones en seis meses, lo que ha permitido la contratación desde mayo de 40 trabajadores, de los que 25 son fileteadoras de la antigua Fredo. Se trata, tal y como explica el propio grupo familiar, de una apuesta de diversificación desde los ámbitos de la energía y del medio ambiente hacia el sector agroalimentario.

40 trabajadores se han incorporado a la nueva etapa de la conservera, entre ellos 25 antiguas fileteadoras.

El objetivo de la familia Huerta con su inversión a través de Grupo Horizont pasa por ofertar un producto «de primera calidad». Para ello, adquirió 150.000 kilos de bocarte del Cantábrico de gran tamaño que ahora empieza a salir al mercado con dos gamas diferentes de anchoa: una alta, que se comercializará bajo el nombre de 'Fredo Selección'; y otra inferior para poder competir en un segmento más amplio del mercado.

Revilla auguró éxito a la nueva aventura industrial al conjugar diversos factores como el empleo como materia prima de bocarte del Cantábrico; el talento humano que hay en la región para la elaboración de anchoas; la cercanía a un puerto pesquero y a infraestructuras primarias de comunicación con los mercados potenciales; y el respaldo de un grupo empresarial «que sabe de negocios». «Yo creo que van tener mucho éxito porque tienen todas estas cosas y porque cada día me encuentro con más gente que le gustan las anchoas», dijo.

Por su parte, Manuel Huerta Terán opinó que cuando se lleva a cabo una diversificación tan poco relacionada con el negocio principal como ésta, es necesario atraer al talento lo antes posible. «Es mejor aprender rápido que barato y nos encontramos en el Silicon Valley de la anchoa».

El presidente cántabro pudo ver cómo la planta, una de las más grandes de España con una superficie de 10.000 metros cuadrados, regresa a la actividad.

Objetivo, 150 empleos

Precisamente, el Grupo Horizont aspira a llevar las instalaciones a su máxima capacidad de producción, bien desarrollando más productos de conserva y semiconserva con su propia marca, o bien colaborando con otras firmas agroalimentarias. Como objetivo, alcanzar los 150 puestos de trabajo.

Como complemento, Revilla volvió a ensalzar la pujanza del sector agroalimentario regional, que aporta 1.450 millones de euros al Producto Interior Bruto cántabro y da trabajo a más de 6.000 personas.