Repsol compra una parte de los activos de Viesgo por 750 millones de euros

Repsol compra una parte de los activos de Viesgo por 750 millones de euros
Alberto Aja

La operación incluye las centrales de ciclo combinado y la división de energía hidráulica

JESÚS LASTRA y PILAR CHATOSantander

Después de varias semanas de negociaciones sin comentar oficialmente los avances en el proceso, Viesgo y Repsol han confirmado la operación que aguardaba el mercado. La compañía con sede en Cantabria ha vendido parte de sus activos al gigante del petróleo por 750 millones de euros, un traspaso que incluye el área de comercialización, las centrales de ciclo combinado y la división de energía hidráulica.

En sendos comunicados divulgados hace escasos minutos, ambas compañías han desgranado los detalles de la operación sobre las que explican que el Consejo de Administración de Repsol ha aprobado la adquisición a Macquarie Infrastructure and Real Assets (MIRA) y Wren House Infrastructure de los negocios no regulados de generación de electricidad de bajas emisiones de Viesgo, así como su comercializadora de gas y electricidad.

La adquisición supone la incorporación de un nuevo operador en el sector del gas y la electricidad, con una visión industrial a largo plazo y con voluntad de invertir y generar nuevas oportunidades de trabajo. Al mismo tiempo, se refuerza la competencia en el sector.

Con esta operación, Repsol adquiere centrales hidroeléctricas con una capacidad instalada de 700 MW, situadas en el norte de España y con gran potencial de crecimiento orgánico. También compra dos centrales de ciclo combinado de gas, en Algeciras (Cádiz), construida en 2011, y Escatrón (Zaragoza), construida en 2008. Entre las dos suman una capacidad de 1.650 MW. Las centrales de carbón de Viesgo quedan excluidas de la transacción.

Repsol se convierte ahora un actor relevante en el mercado español de electricidad, y aumenta significativamente su presencia en el sector minorista de gas y electricidad de España, con una cuota de mercado superior al 2% y cerca de 750.000 clientes, lo que supone un importante avance en el cumplimiento de sus objetivos de alcanzar en 2025 una cuota minorista de gas y electricidad superior al 5% y 2,5 millones de clientes.

Con esta operación, Repsol da «un paso fundamental en el cumplimiento de su hoja de ruta para la transición energética», al operar en un negocio de bajas emisiones, con una «posición rentable y de largo plazo», y en línea con su compromiso en la lucha contra el cambio climático, explica la compañía en una nota de prensa.

En la valoración que Viesgo hace de esta operación resalta que con este acuerdo, «refuerza su apuesta por los negocios regulados, que serán críticos para la transición energética». Además, Viesgo seguirá trabajando en la plataforma de generación eléctrica eficiente y flexible de la que dispone la compañía para contribuir al incremento de la electrificación de la economía.

Viesgo ha señalado en una nota de prensa que los accionistas han mostrado «su más sincero agradecimiento a los empleados por el excelente trabajo realizado durante estos años», al tiempo que los han animado a «trabajar juntos en este periodo de transición para establecer una senda exitosa para el futuro tanto de la compañía como de sus empleados».

El presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas, asegura que «todos los que trabajamos en Viesgo estamos listos para ser parte activa de la transición energética. Para ello, contamos con el mejor equipo para gestionar nuestras infraestructuras, con un claro compromiso estratégico de excelencia y servicio al cliente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos