Problemas para activar la senda de déficit: Casado se posiciona en contra

Problemas para activar la senda de déficit: Casado se posiciona en contra

Si el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, tumba la propuesta, las comunidades y la Seguridad Social se quedan sin 5.000 millones del margen que se había negociado con Bruselas

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Había expectación en el Ministerio de Hacienda respecto a la postura que tomaría la nueva dirección del PP con la senda de déficit que el Gobierno aprobó el pasado viernes en el Consejo de Ministros tras reunirse el jueves en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) del jueves con las comunidades autónomas. Y ha habido respuesta.

Pablo Casado, en su estreno como líder del PP, ha dicho este lunes en una entrevista en Onda Cero que no tiene intención de apoyar esta nueva senda de estabilidad presupuestaria que el Gobierno planteará esta semana en Congreso y Senado y cuyo factor más importante es la entrega a las comunidades de dos décimas más para su objetivo de déficit público en 2019, del 0,1% del PIB previsto al 0,3%. Y lo mismo para la Seguridad Social. En cifras, 2.500 millones de euros de margen fiscal para ellas en un año electoral para muchas.

«Lo que hace falta ahora en España no es una expansión presupuestaria. Estamos en un entorno internacional en el que una posible subida de tipos y un posible enfriamiento del crecimiento económico puede debilitar las dos perspectivas», ha señalado Casado, apelando a que hay que ser «más responsables que nunca».

Este posicionamiento del PP dificulta la situación al Gobierno, ya que aunque pase la tramitación del Congreso por el apoyo de los demás grupos de la oposición, en el Senado el PP tiene mayoría absoluta. Además, a diferencia de otras ocasiones en las que la propuesta vuelve el Congreso si la Cámara Alta la tumba, en este caso se aprobaría automáticamente la senda de déficit anterior «porque ya contaba con la aprobación de las cámaras» en tiempos de Cristóbal Montoro, explicaba la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el pasado viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Montero recordaba que si el Senado echa abajo la propuesta «no hay plan B».

Así, la ministra apelaba a la «sensatez» del Partido Popular ya que, en su opinión, las más perjudicadas en caso de no aprobar la senda de déficit serían «las comunidades autónomas», que dejarían en el camino unos 2.500 millones de euros. «Sería difícil de imaginar que España se autoimponga unas restricciones económicas más rigurosas de lo que le está pidiendo Bruselas», lamentó Montero.

Habrá que ver qué pasa finalmente en Congreso y Senado puesto que aún no se sabe si el PP votará en contra o simplemente se abstendrá, lo que facilitaría la aprobación de la senda de estabilidad presupuestaria propuesta por el Gobierno de Sánchez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos