La distensión italiana permite el rebote en Europa

La distensión italiana permite el rebote en Europa
EFE

El Ibex-35 cerró la sesión con una subida del 0,6%, para dar un último cambio en los 9.361,1 puntos

CRISTINA VALLEJO

Las tensiones de las últimas jornadas han dado paso a subidas generalizadas en los mercados bursátiles. Sin ir más lejos, el Ibex-35 cerró la sesión con una subida del 0,6%, para dar un último cambio en los 9.361,1 puntos. Podría haber subido más: en su mejor momento, a las tres de la tarde, marcaba máximos intradiarios en los 9.420 puntos.

El mejor indicador del día, de todas maneras, fue el Ftse Mib de Milán, que se anotó un 0,84%. El Ftse 100 británico, por su parte, avanzó casi medio punto porcentual, el Cac 40 francés, un 0,43%, y el PSI-20 de Lisboa, un 0,04%. La Bolsa alemana no operó por ser festivo en el país.

El selectivo español se apuntó este avance con únicamente una decena de valores en negativo. El peor de todos fue Grifols, que se hundió un 5,37%, después de una mala recomendación de UBS. A continuación, lejos, se colocó Aena, con un retroceso del 0,85%. Indra, por su parte, cayó un 0,66%, y Cellnex, cerca de un 0,6%. Siemens Gamesa, BBVA, Repsol, Meliá, Ferrovial y Acciona completaron la lista de valores a la baja.

En verde, los mejores, dos de los grandes: Telefónica y Santander sumaron un 2,43% y un 1,82%, respectivamente. Dia, ArcelorMittal, Enagás, Mapfre, Red Eléctrica y Naturgy también ganaron más de un punto porcentual. Entre los valores al alza, también otros de los grandes: Inditex e Iberdrola avanzaron un 0,74% y un 0,72%, respectivamente.

Italia tiene la clave del día

Si las caídas de días anteriores se debieron a los planes presupuestarios del Gobierno italiano, que preveían un déficit del 2,4% para los tres próximos años, la relajación que observamos en la jornada de hoy se debe a una posible rectificación: para 2019 el Ejecutivo del país mantendría un objetivo de déficit del 2,4%, para bajarlo al 2,2% en 2020 y al 2% en 2021. Ello, como concesión a Bruselas. Aunque aún está por confirmarse. Porque siguen filtrándose otras posibilidades. Según publicaba Bloomberg por la tarde, el asesor económico de Matteo Salvini, Armando Siri, ha afirmado que el país bajará su déficit a partir de 2020 en el caso de que la economía italiana acelere su crecimiento, es decir, se plantea vincular los recortes del déficit a batir las previsiones de crecimiento del PIB.

En todo caso, el mercado ha respirado un poco más tranquilo con estas noticias. A los avances generalizados en la renta variable ha acompañado una deuda más calmada. El rendimiento de los bonos italianos a diez años ha retrocedido desde el 3,44% hasta el 3,30%. Y el dinero ha salido de los títulos refugio: el interés de los bonos alemanes a diez años ha subido desde el 0,42% hasta el 0,47%. Con ello, la prima de riesgo de Italia se ha estrechado desde los 302 puntos básicos que llegó a tocar hasta los 282.

El rendimiento de los bonos españoles a diez años se ha mantenido poco por encima del 1,50% y la de sus comparables lusos, a las puertas del 1,90%. Dado el movimiento del bono alemán, hemos visto un estrechamiento de sus respectivas primas de riesgo: desde los 111 hasta los 106 puntos básicos y desde los 145 hasta los 140 puntos básicos, respectivamente.

El interés del bono americano, en máximos desde 2011

Pero en el mercado de deuda hubo otro protagonista: el bono estadounidense a diez años. Su rentabilidad superó el 3,10% por primera vez desde el año 2011. Al cierre de la sesión se colocaba en el 3,12%. Superaba, por tanto, el máximo anual marcado en mayo, que tan nerviosos puso a los inversores.

En el mercado de divisas, el euro perdía posiciones, pese a la distensión italiana: al cierre de la sesión, la moneda comunitaria cedía un 0,20%, hasta el nivel de 1,1525 unidades. Por la mañana llegó a acercarse a la cota de 1,16 dólares.

La subida del rendimiento de los bonos y la apreciación del dólar pudo tener que ver con los datos macroeconómicos que se conocieron en Estados Unidos, que fueron mejores de lo esperado. De acuerdo con la agencia privada ADP en septiembre se crearon 230.000 nuevos puestos de trabajo, por encima de los 184.000 que esperaba el consenso de analistas. Ello es un anticipo del informe oficial que se publicará el viernes. Se espera que el empleo no agrícola haya aumentado en 181.000 personas y que la tasa de paro haya caído una décima, del 3,9% al 3,8%.

El del mercado laboral no fue el único dato económico positivo en EE UU. Además contamos con el de actividad del sector servicios, que también superó expectativas. Con todo ello, avances para los principales índices de Wall Street: al cierre de la sesión europea subían entre un 0,3% y un 0,4%.

¿Sufren los emergentes por el dólar y la deuda americana?

A los mercados emergentes no pareció hacerles mucho daño la apreciación del dólar y el aumento de los intereses de la deuda americana. El real brasileño al cierre de la sesión europea avanzaba un 1,56%. Y al alza también se movía el peso argentino. Mientras, la rupia india, el rand sudafricano o la lira turca sí caían, pero poco más de medio punto porcentual.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, superaba los 85 dólares, con un avance del 0,65%. Un nuevo máximo, por tanto, desde 2014. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, avanzaba un 0,33%, hasta los 75,48 dólares.

Claves de la sesión:

- El Ibex-35 cerró la sesión con una revalorización del 0,60%, para dar un último cambio en los 9.361,10 puntos.

- Telefónica y el Santander fueron los valores más rentables de la jornada, con ganancias de un 2,43% y de un 1,82%, respectivamente. El peor fue Grifols, que cayó un 5,37%.

- La rentabilidad del bono americano a diez años superó el 3,10% y marcó su nivel más alto desde 2011.

 

Fotos

Vídeos