El tráfico de mercancías en el Puerto de Santander creció un 6,4% en 2018, en niveles de antes de la crisis

La empresa Cobasa embarca piezas de un puente de 123 metros con destino a Bélgica./Daniel Pedriza
La empresa Cobasa embarca piezas de un puente de 123 metros con destino a Bélgica. / Daniel Pedriza

El santanderino sigue siendo un puerto granelero, pero el peso de la mercancía general ha crecido más de un 21% con respecto al año anterior | Es el tercer mejor resultado de este siglo

DM .
DM .Santander

El tráfico de mercancías del puerto de Santander creció un 6,4 por ciento en 2018 hasta rozar los 6 millones de toneladas, un resultado con el que vuelve a los niveles de actividad de antes de la crisis.

Se trata del tercer mejor dato de los últimos 18 años, aunque el mix de productos ha variado y mientras los graneles sólidos han perdido peso la mercancía general lo ha ganado.

Así, ha pasado de representar menos del 20 por ciento del total a comienzos de los 2000 a más de un 38 por ciento el año pasado, en tanto que los graneles han caído al 55,8 % frente más de un 70 al comienzo del periodo.

Según el balance anual difundido este lunes, por la Autoridad Portuaria, en 2018 el puerto movió 2,3 millones de toneladas de mercancía general, un 21,43 por ciento más que en 2017.

En esa cifra está incluido el tráfico ro-ro, que creció un 15 por ciento y consolida Santander como el mejor puerto en este tráfico de la fachada norte de España, con el doble de toneladas que sus principales competidores, Vigo y Bilbao.

La Autoridad Portuaria destaca que a ese repunte ha contribuido especialmente la línea de CLdN, que empezó a operar en octubre de 2016 y en 2018 alcanzó las 304.64 toneladas, más del doble que el año anterior (145.461).

Detrás de ese aumento está el servicio directo entre Santander y Zeebrugge y teniendo en cuenta que desde mediados de enero realiza una de las escalas un buque mayor, el B/Wilhelmine, se espera que en 2019 vuelva a incrementar sus tráficos en un 50 %, superando las 450.000 toneladas.

En el balance anual destaca asimismo el incremento en todas sus áreas de negocio de Brittany Ferries. La compañía creció un 9,1 % en tráfico de pasajeros, hasta alcanzar los 241.738 pasajeros, y en mercancía roro movió 500.175 toneladas, que suponen un incremento del 27,7% .

En vehículos acompañados se registró la cifra de 84.839 unidades, un 8,6 % superior a la de 2017.

Según la Autoridad Portuaria, a estos buenos resultados ha contribuido el nuevo servicio que Brittany Ferries presta desde abril de 2018, que une el Puerto de Santander con el irlandés de Cork dos veces por semana y que, con la perspectiva actual de un brexit duro, señala, experimentará «un notable crecimiento» en 2019.

En cuanto al tráfico de automóviles, uno de los más relevantes del Puerto de Santander, se alcanzaron las 484.030 unidades, un dato similar al año anterior, con Renault y Volkswagen a la cabeza.

Del casi medio millón de unidades movidas, 280.210 correspondieron a exportaciones de vehículos de fábricas distribuidas por toda España, mientras que 203.820 unidades fueron importaciones, entre las que destacan las de BMW Mini, con con 45.206 vehículos, un 37 por ciento más.

También dentro de la mercancía general resalta el crecimiento de los productos siderúrgicos, que alcanzaron las 326.917 toneladas, un incremento del 27 % que tiene como principales protagonistas al alambrón de GSW y las bobinas de Santander Coated Solution.

La Autoridad Portuaria señala que incluso con estos buenos resultados, Santander sigue siendo un puerto granelero y en 2018 movió 3,3 millones de graneles sólidos, cifra que representa un retroceso del 4,67 % que, según apunta, fue excepcional debido a la fuerte importación de cereales.

De graneles líquidos, que solo suponen el 5,7 por ciento de la actividad, se movieron 339.510 toneladas. La exportación de bioetanol creció un 60 por ciento, hasta las 108.531 toneladas.

La Autoridad Portuaria incide en su balance en la importancia que tiene el puerto para la industria de la región y señala que la mercancía movida con origen y destino en cuatro de las principales industrias de Cantabria, Solvay, GSW, Cementos Alfa y Ferroatlántica, casi alcanza los 2 millones de toneladas.

En ese sentido, apunta que si estas empresas utilizaran el puerto de Bilbao, solo el impacto del transporte tendría un sobrecoste para ellas de entre 15 y 20 millones anuales que en muchos casos, dice, cuestionaría seriamente su viabilidad.

Por último, para 2019, la «gran amenaza e incertidumbre» es el Brexit, ya que el 25% de la mercancía movida por Santander tiene origen/destino Reino Unido. Por ello, la Autoridad Portuaria se está preparando para superar este reto con éxito.