Rajoy apuesta de nuevo por la gran coalición

Rajoy, junto a parte de la cúpula del PP durante el Comité Ejecutivo Nacional . /
Rajoy, junto a parte de la cúpula del PP durante el Comité Ejecutivo Nacional .

El candidato popular apela a PSOE y Ciudadanos: "Urge formar Gobierno"

M. ALONSO/N. VEGAMADRID

Mariano Rajoy quiere gobernar con el PSOE. Así lo ha dicho esta mañana, seguro de que su apoyo será "fundamental" en temas de especial relevancia. Aunque el líder del PP no descarta ningún otro escenario, esta fue su apuesta y por ello llamará primero a Pedro Sánchez. "Me gustaría que, en un mes, llegáramos a un punto sensato", ha afirmado. Sin embargo, desde las filas socialistas, pese a reconocer que Rajoy tiene ahora la iniciativa para intentar formar Gobierno, ya han avanzado que "tendrán que buscar apoyos entre sus afines ideológicos.

MÁS INFORMACIÓN

En declaraciones a la Cope, el ganador de las elecciones de este 26-J, que ha apostado de forma prioritaria por la gran coalición, ha dicho que intentará "arbitrar una fórmula de gobierno" y no sólo asegurarse la investidura, porque considera que sería bueno que el nuevo Ejecutivo tenga más respaldo que el de su propio partido. Por eso a la vuelta del Consejo Europeo, que se celebrará desde mañana en Bruselas, Rajoy telefoneará en primer lugar al PSOE y, luego, al resto de fuerzas políticas.

De no ser posible la coalición, buscará un programa pactado para cuatro años de Gobierno estable. Y si tampoco lo consigue, tratará de gobernar en minoría con apoyos puntuales. Pero el bloqueo, a su juicio, tiene que acabar. "Sería algo verdaderamente inaudito el que no se pudiera formar Gobierno en España ahora y que fuéramos a unas terceras elecciones, es que no se lo ocurre a nadie, sería una irresponsabilidad verdaderamente antológica, es que urge formar un Gobierno", ha advertido en rueda de prensa tras el Comité Ejecutivo Nacional del PP.

El veto de Ciudadanos a un Ejecutivo liderado por Rajoy no entra en los cálculos del jefe del Ejecutivo. "Sería el primer dirigente en la historia que ganando unas elecciones, los que no ganan le dicen que se vaya -ha subrayado-; vamos a ver si somos serios y entre todos nos comportamos democráticamente". En este sentido, recuerda que es el PP "quien tiene que formar gobierno porque es quien ha ganado las elecciones y con claridad", insiste en que su estrategia ha encontrado el aval de las urnas y demanda generosidad y altura de miras. A su juicio, es el momento de mirar al futuro y descarta que los cruces dialécticos de la campaña puedan embarrar el terreno. No ha sido una campaña demasiado arisca, ha observado.

«Voluntad de hablar»

Rajoy confirmaba esta mañana durante una entrevista que Sánchez le llamó anoche para felicitarle por los resultados y le trasladó que tenían que verse "pronto". "Él me dijo que estaba de acuerdo en que tuviéramos una conversación, pero no entramos en ningún tema de fondo porque tampoco tocaba". Por tanto, el candidato popular considera que "hay voluntad de hablar", aunque el secretario de Organización socialista, César Luena, se haya apresurado a señalar este mañana que su partido no apoyará al líder del PP. El portavoz parlamentario socialista, Antonio Hernando, matizó no obstante que "el PSOE tiene que hacer su reflexión". Quien sí se ha mostrado a favor de que Mariano Rajoy continúe en La Moncloa es Guillermo Fernández Vara. "Nosotros a la oposición y Rajoy que forme gobierno, que asuma la responsabilidad que no asumió en enero, yo creo que debe haber gobierno cuanto antes", ha dicho el barón socialista.

El Partido Popular obtuvo anoche más de 7,7 millones de sufragios, 694.000 más que en diciembre, y fue el partido más votado en 14 comunidades, entre ellas, Andalucía y Extremadura, dos feudos históricos del PSOE. Sin embargo, sus 137 escaños son insuficientes para que Mariano Rajoy sea investido sin el apoyo de al menos dos partidos más o la abstención del PSOE si no logra pactar con nadie más. La cuestión ahora es, por lo tanto, si Rajoy logrará apoyos para ser investido y cuánto tardará.

Lo importante a partir de hoy es que las negociaciones, según Rajoy, permitan cerrar un Gobierno sólido o bien a finales de julio, o bien a principios de agosto. A partir de entonces, el PP podría convocar su congreso nacional para la actualización de sus estructuras y permitir que se celebren cónclaves regionales con el objetivo de renovar las direcciones territoriales.

Lejos quedan las recomendaciones de José María Aznar, crítico con los avisos que las urnas daban al PP, y que pidió tras el 20-D un congreso abierto a todos los militantes. Esta mañana ha conversado con Rajoy para felicitarle por su éxito. No he tenido ninguna fricción (con el expresidente), ha zanjado el líder de los populares.

Aznar entierra el hacha de guerra

"Deseo que Mariano Rajoy, en las conversaciones que tenga y en los esfuerzos que haga para formar gobierno, tenga éxito, y manifiesto mi apoyo, en la medida que sea útil, conveniente y necesario, para que ese éxito se pueda concretar lo más rápidamente posible, se ha ofrecido el expresidente del Gobierno durante la inauguración de los cursos de verano de FAES.

A su entender, una de las buenas noticias que dejó la noche de ayer tras de sí es que el PSOE continúa en segunda posición y que Podemos no logró hacerse con la hegemonía de la izquierda. Con estas cartas, Aznar insiste en la necesidad de resolver el problema de gobernabilidad. Formar un Gobierno requerirá acuerdos, altura de miras y generosidad -ha advertido-, y si se logra una fórmula estable de Gobierno, España tiene la posibilidad de conjurar las amenazas internas y un entorno internacional confuso.

 

Fotos

Vídeos