Amaia Montero la lía en Renedo

El Ayuntamiento estudiará si tiene derecho a reclamar los 25.000 euros que ya le han pagado por su compartamiento anómalo sobre el escenario

Leticia Mena
LETICIA MENASantander

La cantante Amaia Montero ha regresado con un nuevo disco en solitario y parece no haberlo hecho con buen pie. Pocos días después del lanzamiento de 'Nacidos para creer', las redes se cebaron con las supuestas cirugías a las que se había sometido, algo que no agradó a la donostiarra por lo que espetó «¿qué mas da lo que yo haga?». Pero ahora la polémica ha vuelto por algo que sí importa, al menos al público que fue a verla el sábado a las fiesta de San Antonio, en Renedo de Piélagos, donde el Ayuntamiento le pagó 25.000 euros por su actuación.

La donostiarra ya empezó mal. Si el concierto estaba anunciado para las 22.30 horas, a esa hora todavía no había llegado a la carpa ubicada en la plaza del pueblo. Su equipo, varios fans y vecinos de Piélagos la esperaban ansiosos en la zona habilitada detrás del escenario, y pasada la hora prevista «hizo una entrada triunfal con aires de diva», reconocen fuentes municipales a este periódico.

«No dejaba que nadie se hiciera fotos con ella y recalcaba que ella estaba allí para cantar». Cuando por fin parecía que el concierto iba a empezar y se dirigía a subir al escenario, Amaia volvió a dar la nota. «Necesito ir al baño», dijo a sus músicos, y el inicio volvió a retrasarse otros diez minutos y no empezó hasta las 23.30 horas.

Así estaba la carpa donde el sábado actuó Amaia Montero.
Así estaba la carpa donde el sábado actuó Amaia Montero. / DM

Tras este arranque ajeno al público, se sucedieron escenas que dejaron ojipláticos a sus fans. Su voz, cómo se movía por el escenario, su falta de afinación y cómo se dirigía a los músicos que le acompañaban en el escenario hacían recordar al fatídico concierto de Enrique Iglesias el verano pasado a Santander. Y eso que ella misma se mostraba cabreada con sus músicos por cómo estaba sonando: «This is a disaster, guys. This is an absolute disaster. I don't know where I am. No, no, guys, no!» (Esto es un desastre, chicos. Esto es un desastre absoluto. No sé dónde estoy. No, no, tíos, no), decía, como puede verse en el vídeo adjunto en esta información -concretamente en el minuto 13.43-.

«¿Están tocando en otro tono sí o no? ¿Sí o no?», preguntó la donostiarra al público. Y el público, atónito, respondió con palmas y pitidos. «Se notaba que no estaba centrada, se perdía en medio de las canciones, hacía gallos... Un desastre», dice una de las personas que asistió al concierto. La cantante parecía consciente de que no era el concierto de su vida e intentó excusarse: «Debido a la agenda que tenemos, no hemos podido ensayar demasiado», confesó medio avergonzada. Por su parte,Vicente Producciones, que es la empresa encargada del concierto, no han querido valorar esta actuación y remiten directamente al Ayuntamiento.

Al respecto, la alcadesa de Piélagos, Verónica Samperio, no quiere hacer demasiadas declaraciones hasta saber si el Ayuntamiento tiene derecho a reclamar el caché que le han pagado. «Lo que sí puedo decir es que no ha sido el mejor concierto de su carrera profesional», aseguraba Samperio decepcionada por la ilusión que había puesto en la organización de esta fiestas y el sinsabor que le han dejado.

Pero las redes no la perdonan y se han hecho virales decenas de vídeos del concierto con comentarios como éste -que se ha compartido más de 2.790 veces- que tildan el espectáculo de «vergonzoso, patetico, lamentable, bochornoso...».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos