Trump presume de haber forzado a Maduro a negociar

Vista de la sede principal de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), este miércoles en Caracas (Venezuela). /Efe
Vista de la sede principal de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), este miércoles en Caracas (Venezuela). / Efe

La delegación diplomática de Guaidó en Washington quiere establecerse en la embajada colombiana

MERCEDES GALLEGOCorresponsal en Nueva York (EE UU)

«Hablaremos hasta con el diablo», adelantó el sábado el ministro de Asuntos Exteriores venezolano Jorge Arreaza. Se refería a EE UU, con quien Nicolás Maduro siempre ha estados dispuesto a negociar su propia supervivencia, pero ahora tendrá que hacerlo con su protegido Juan Guaidó y sólo para acordar los términos de su salida.

Donald Trump corroboró este miércoles con un tuit egocéntrico la disponibilidad de Maduro a negociar con la oposición, de la que da crédito a «las sanciones de EE UU y el corte de las reservas petroleras». Por una vez tiene razón. La presión económica a un país donde la inflación se mide en millones porcentuales sofoca al régimen chavista. Consciente de que tiene el toro cogido por los cuernos, la oposición no tiene intención de aceptar ninguna estrategia dilatoria como la que en mayo permitiese a Daniel Ortega ganar tiempo para recuperar el control de Nicaragua.

La delegación diplomática que Guaidó ha enviado a Washington, con Afredo Vecchio al frente, se reunió el martes en la Casa Blanca con el vicepresidente Mike Pence y el grupo de legisladores que le ha guiado en su estrategia venezolana. El plan inmediato es limar los aspectos legales para ubicarla en la embajada de Colombia, donde el gobierno de Iván Duque está dispuesto incluso a facilitar tropas si fuera necesario.

La ofensiva estadounidense ha logrado resquebrajar el apoyo interno a Maduro. Según el senador de Florida Marco Rubio, bautizado como 'derrocador en jefe' por The New York Times, miembros de su gobierno han contactado con la oposición para ofrecer que Chávez se aparte del gobierno sin que su partido abandone el poder, lo que a todas luces resulta insuficiente para el autoproclamado presidente Guaidó. Su intención es aligerar el proceso para adelantar elecciones y legitimar el cambio de régimen en las urnas.

Rubio asegura que el apoyo entre los flancos chavistas y militares de nivel medio se erosiona cada vez más y las élites están enviando a sus familias al extranjero, donde Maduro también pierde apoyo por momentos. «Después de varias conversaciones en los últimos días soy más optimista que nunca», tuiteó el senador cubanoamericano, que espera que el parlamento europeo reconozca este jueves a Guaidó. Para quienes flaqueen en su determinación de abandonar a Venezuela en el campo de los negocios, el consejero de Seguridad Nacional John Bolton advirtió un día antes de que están «listos para seguir tomando medidas».

Más información