El Supremo de Holanda confirma la responsabilidad de sus cascos azules en el genocidio bosnio

Imagen de archivo de la exhumación de una de las fosas comunes de las víctimas de la masacre de Srebrenica./AFP
Imagen de archivo de la exhumación de una de las fosas comunes de las víctimas de la masacre de Srebrenica. / AFP

Considera que actuaron «ilegalemente» al entregar a 350 musulmanes bosnios refugiados en su cuartel a las fuerzas serbobosnias del genral Mladic

R. C.

El Tribunal Supremo holandés ha confirmado la sentencia que determinó que sus cascos azules fueron parcialmente responsables de la muerte de 350 musulmanes bosnios que fueron expulsados en julio de 1995 de la base de la ONU de Dutchbat, en Srebrenica, y acabaron siendo ejecutados por militares serbobosnios en el genocidio que perpetraron en esta localidad del extremo oriental de Bosnia-Herzegovina.

El alto tribunal ha dictaminado que los cascos azules del batallón holandés que estaban desplegados bajo la misión internacional UNPROFOR (United Nations Protection Force) de pacificación en Srebrenica podrían haber permitido que los musulmanes bosnios -conocidos también por el nombre de bosniacos- que se habían refugiado en su cuartel siguieran dentro. Por el contrario, al entregarlos a los militares serbobosnios les expusieron al riesgo de que sufrieran abusos o fueran ejecutados, como finalmente sucedió.

«El batallón holandés actuó ilegalmente con la evacuación de 350 hombres», ha asegurado el alto tribunal. «Les quitaron la posibilidad de permanecer alejados de las manos de los serbobosnios», ha concluido. Sin embargo, la sentencia rechaza que el Estado holandés sea responsable de todos «los eventos que condujeron a la caída de Srebrenica» y solo tendrá que compensar un 10 % de los daños a los familiares del grupo de hombres asesinados incluidos en la sentencia.

Las denunciantes, conocidas como 'Las Madres de Srebrenica', responsabilizaban a La Haya de la muerte de más de 8.000 personas, la totalidad de las víctimas del genocidio, pero el tribunal ha limitado la sentencia a los 350 hombres que se encontraban en medio de 5.000 musulmanes bosnios que habían huido a la base.

Un tribunal local de La Haya dictaminó en 2014 que el Estado holandés era parcialmente responsable de un 30 % de aquellas muertes, una sentencia confirmada en 2017 por una Corte de Apelación. Tanto las denunciantes como el Estado holandés recurrieron el veredicto al Tribunal Supremo, que con la sentencia dictada este viernes pone fin a años de lucha judicial entre Holanda y las viudas y madres de los asesinados durante el genocidio en los años noventa.

Tribunal Penal Internacional

En los primeros días de julio de 1995, las fuerzas militares serbobosnias bajo el mando del general Ratko Mladic entraron en Srebrenica. Esta localidad había sido declarada «zona segura» por Naciones Unidas y cuya protección correspondía a los cascos azules holandeses. Mladic pactó entonces con el jefe del contingente holandés su retirada y se hicieron con el control del enclave y mataron a más de 8.000 varones bosniacos, tras sacar en autobuses a mujeres, niños y ancianos.

El general Ratko Mladic, en una imagen durante la guerra de Bosnia-Herzegovina
El general Ratko Mladic, en una imagen durante la guerra de Bosnia-Herzegovina / Reuters

La masacre ha sido catalogada como genocidio por Naciones Unidas y el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia y las autoridades de Bosnia-Herzegovina todavía continúan con las tareas de búsqueda e identificación de víctimas de la masacre. Los cuerpos se encuentran enterrados en diferentes fosas comunes. Mladic fue condenado a cadena perpetua en noviembre de 2017 por el Tribunal Penal Internacional por las acciones que emprendió durante la guerra de los Balcanes

Más información

.