Tensión en Alemania tras el arresto de dos afganos por la muerte de otro joven

Flores y velas en el lugar del crimen. / Doerthe Hein (Afp)

El suceso tiene lugar apenas dos semanas después de la muerte de un alemán de 25 años en Chemnitz, por la que fueron detenidos dos refugiados de origen sirio e iraquí

COLPISA / AFPBerlín

Unas 2.500 personas convocadas por la extrema derecha manifestaron el domingo en la ciudad alemana de Kothen, horas después del arresto de dos migrantes afganos a los que se les atribuye la muerte de un joven de 22 años la noche del sábado. «Otra vez un joven alemán fue asesinado por demandantes de asilo. Otra vez un compatriota ha sido víctima de la política de inmigración totalmente irresponsable de los que nos gobiernan», enfatizo el llamado de los organizadores. Uno de los hermanos del fallecido es un militante neonazi con antecedentes policiales. Los manifestantes desfilaron al grito de «resistencia, resistencia» y muchos llevaban camisetas con el slogan 'White Resistance' (resistencia blanca).

La policía alemana desplegó grandes refuerzos en esta ciudad del este, mientras los lideres políticos redoblaban los llamados a la calma.

Los dos afganos, uno de 18 años y el otro de 20,fueron detenidos a causa de «una sospecha de homicidio» de un alemán durante una reyerta, indicaron en un comunicado común la policía y fiscalía locales. El hombre de 18 años es sospechoso del delito de «golpes y heridas graves», mientras el segundo del delito de «heridas graves que provocaron la muerte». El joven fallecido sufría de problemas cardíacos, según el diario local Mitteldeutsche Zeitung. «Más allá de los sentimientos legítimos (ante un homicidio) es necesario dejar de lado toda tentativa de transformar Köthen en una segunda Chemnitz», dijo el jefe del gobierno regional, Reiner Haseloff.

Más temprano el ministro de Interior de la región Sajonia-Anhalt, Holger Stahlknecht -miembro de un partido aliado a la canciller Angela Merkel- dijo que la «muerte trágica de un joven (...) de nacionalidad alemana) me afecta mucho y lo lamento profundamente».

La responsable de asuntos de integración del gobierno del estado regional, llamó a la calma a través de Twitter. «La violencia debe ser siempre y en todas partes condenada. El momento es de duelo y recogimiento, velen los unos por los otros», escribió Susi Möbbeck, del Partido Socialdemócrata de Alemania, manifiestamente inquieta porque este homicidio pueda provocar desbordes como ocurrió en Chemnitz.

Por el momento, no se dieron precisiones, pero según varios medios, en particular el diario Die Welt y la cadena de televisión pública local, el joven alemán de 22 años murió tras una reyerta con los dos afganos detenidos.

Según estos medios, hubo una primera pelea tarde por la noche cerca de una plaza entre una mujer embarazada y tres afganos, que se disputaban la paternidad del niño por nacer. El alemán fallecido y otro hombre intervinieron y se armó una violenta pelea, según la prensa. El domingo numerosos vecinos de la zona se acercaron al lugar del drama para dejar flores y encender velas.

Un responsable de la Iglesia luterana local, Lothar Scholz, se inquietó por las consecuencias posibles. «Sólo puedo esperar y pedir que la violencia no responda a la violencia», dijo. Un dirigente político local, Uwe Schulze, reconoció que lo que sucedió en Köthen luego de lo que pasó en Chemnitz «es malo para todos».

En Chemnitz, a fines de agosto, dos solicitantes de asilo, un iraquí y un sirio, fueron detenidos como sospechosos del asesinato de un hombre de 35 años. Ese suceso provocó varias manifestaciones de la extrema derecha contra los migrantes que se saldaron con varios heridos.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos