Muere un joven de 25 años por un disparo en Pontevedra en la noche de San Juan

Operarios limpian el lugar donde tuvieron lugar los hechos./
Operarios limpian el lugar donde tuvieron lugar los hechos.

La Policía ha detenido al supuesto autor, un hombre de 43 años que se había dado a la fuga y tenía antecedentes por atracos, tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas

EFELa Coruña

Un joven de 25 años, con iniciales A.D.B.P. y nacido en Redondela y residente en Vigo, ha fallecido durante la noche de San Juan tras recibir un disparo en la zona baja del pecho cuando pasaba la noche de San Juan en una playa de Chapela, en el municipio pontevedrés de Redondela, ha informado la Policía Local de la localidad.

La muerte se ha producido sobre las 5.30 horas de esta madrugada cuando se registró un tiroteo en la playa de Arealonga, tras una discusión de escasa entidad.

La Policía Nacional ha detenido a una persona, de 43 años, como presunto autor de la muerte del joven, después de haberse dado a la fuga y de que disparase varios tiros al aire.

Hasta el lugar de los hechos se desplazó un equipo de Urgencias Médicas que nada pudo hacer para salvar la vida del varón que recibió el disparo.

El detenido tenía antecedentes por atracos, tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas, han informado fuentes policiales.

En el momento de su detención ofreció gran resistencia, detallan las fuentes, ya que tras ser interceptado el taxi en el que se había subido, trató sin éxito de abrir fuego con su arma de gran calibre contra los agentes que intentaban inmovilizarlo, al tiempo que otros sacaron del vehículo al conductor para evitar que resultara herido.

El presunto homicida no paró de bracear y dar patadas y de intentar hacer uso de su arma de fuego mientras forcejeaba con los policías en el asiento trasero del taxi, hasta que lo acabaron reduciendo.

El detenido recibió asistencia sanitaria ya en comisaría y varios agentes sufrieron contusiones sin que en principio revistan mayor gravedad.

Según el testimonio inicial de varios testigos, la víctima mortal y un amigo fueron a recriminarle que estuviera orinando en público y, sin mediar palabra, sacó una pistola y les disparó.

Varios particulares dieron a la Policía, tanto a viva voz como a través de llamadas telefónicas, datos del aspecto físico del agresor y de su itinerario de huida.

Una de esas aportaciones ciudadanas fue clave, la de un vecino que vio cómo se subió a un taxi, que la Policía aguardó a interceptar en un punto despejado de transeúntes, cuando ya había alcanzado la avenida de Vigo, para minimizar el riesgo.

El detenido permanecerá en dependencias policiales y no pasará a disposición judicial hasta que concluyan las labores de la policía científica y la ronda de declaraciones a los testigos, el principal, el amigo de la víctima que también fue objeto de un disparo.

 

Fotos

Vídeos