Cospedal ordenó a Villarejo espiar al hermano de Rubalcaba

El exministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba. / Quique García (Efe)

El trabajo se lo encomendó su marido al poco de estallar el 'caso Gürtel' para buscar debilidades contra el ministro que entonces dirigía la Policía

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

María Dolores de Cospedal encargó a José Manuel Villarejo que investigara las actividades y vida privada del hermano de Alejandro Pérez Rubalcaba, hermano del entonces ministro del Interior. El trabajo se lo encomendó al excomisario el marido de la ex secretaria del PP, Ignacio López del Hierro, en una reunión el 21 de septiembre de 2009, sólo unos días después de que Cospedal y López del Hierro, que contrajeron matrimonio el 4 de septiembre, regresaran a Madrid de su viaje de novios. Hacía solo unos meses que había estallado el 'caso Gürtel' y fue Villarejo el que propuso espiar a Alejandro Pérez Rubalcaba para buscar un «punto débil» con el que el PP pudiera combatir el escándalo, atacando al entorno del ministro que, por entonces, dirigía la Policía, y al que culpaban de, cuanto menos, no atajar las filtraciones sobre la trama que ya entonces salpicaba a los populares. No solo eso, aquel verano Cospedal denunció, sin pruebas, que el Gobierno socialista les estaba espiando.

Según la nueva hornada de audios que hoy publica el portal 'Moncloa.com' (que recogen tres reuniones en julio y septiembre de 2009 entre el marido de Cospedal y Villarejo y el matrimonio y el excomisario), fue el expolicía quien reveló que ese punto débil era la relación de Alejandro Pérez Rubalcaba con la agencia de detectives Método 3, que posteriormente se vería en el centro del huracán por sus investigaciones ilegales a políticos. El excomisario aseguró que el hermano de Rubalcaba, además de frecuentar un conocido prostíbulo de Madrid, mantenía una relación con la directora de esta agencia, la argentina Marita Fernández Lado. Y que Fernández estaba usando el nombre de la familia Pérez Rubalcaba para conseguir trabajo.

«El hermano este, el que yo te he dicho, este resulta que hay una pava que tiene una agencia de detectives que se llama Método 3, empresa de detectives de Barcelona que ya ha investigado cosas del Canal y tal y cual contra la 'Espe' (Esperanza Aguirre) y compañía. Entonces con… está todos los días en Pigmalión (…) con la dueña de esta agencia de detectives, que es una argentina… o como se llame (la elipa?) o no sé qué y tal. Y claro, le utilizan como si fuera un Juan Guerra de la vida. ¿Sabes? 'Oye que estoy en… me contratas o no sé qué'. O sea como en su día Juan Guerra hablaba de su hermano, pero este igual habla del Alfredo. Y está tremendamente preocupado con este tema», dice Villarejo al marido de Cospedal.

El excomisario, al día siguiente, en la reunión en la sede de Génova a la que asiste ya María Dolores de Cospedal, revela que ha sido el propio exministro el que le ha expresado su preocupación por los tejemanejes de su hermano con Método 3. Un asunto que a Alfredo Pérez-Rubalcaba «le acojona».

«Yo lo sé, porque yo hace como un mes y pico o así coincidí en la entrega de despachos de comisarios y tal con Rubalcaba, con Alfredo. Y en un aparte, como él sabe que yo estoy en la empresa privada, me dijo oye… tal mi hermano, échale una mano… Una mano al cuello. Dice 'estoy acojonado'. Si el hijo puta si fuera no sé dónde. O sea muy preocupado», relata Villarejo. «Eso sí que es un punto débil que podéis utilizar», propone el exmando de la Policía.

«Maldades» y pinchazos ilegales

Villarejo, en sus encuentros con el matrimonio López del Hierro-Cospedal, se jacta de mantener una relación cuanto menos estrecha con Alfredo Pérez Rubalcaba, hasta el punto de afirmar «yo he hecho maldades con él», dando a entender que ha hecho trabajo irregulares para el máximo responsable de Interior.

El encargo de espiar finalmente al hermano de Rubalcaba se produce el 21 de septiembre de 2009, en un encuentro entre López del Hierro y Villarejo en una cafetería, en la misma reunión en la que el marido de Cospedal 'contrata' al excomisario para investigar a Javier Arenas. Villarejo, incluso, propone hacer escuchas ilegales al familiar del exministro.

«¿Y tú crees que será fácil probar bien lo del hermano de Rubalcaba y Método 3?», le pregunta el marido de Cospedal. Villarejo responde: «¿Las relaciones? Hombre, ahora ya se habrán puesto como… Ahí la única solución que no veo fácil es… hacer un rastreo… intentar con alguien de Telefónica (…), que no sé qué número, que no sé qué teléfono tiene (…) la tipa esa de Método 3. Yo puedo conseguir el número, el móvil que ella usa y entonces a partir de ahí… Yo es que con Floro, con Florencio San Agapito [ex jefe de seguridad de Telefónica]… Si es Movistar, no tengo malas relaciones, pero no me fío de él. Entonces, es preferible que alguien de confianza del presi o algo así. Porque eso lo maneja todo el Floro San Agapito. Entonces que él haga un rastreo discreto de las llamadas y tal. Y a partir de esas llamadas tiene que salir las veces que se ha llamado, que se llama… Si están enrollados mucho o poco, pues ahí están las llamadas del hermano. Digo como uno de los primeros elementos… Entonces, en determinados días… Y a partir de ahí, claro, hay que coger y hacer un… Yo en la medida de lo posible, es la línea que voy a seguir. Esa y voy a ver las tarjetas».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos