El cadáver emparedado en un piso de Valencia es de un hombre que murió hace más de una década

Miembros del retén fúnebre y agentes del Cuerpo Nacional de Policía retiran los restos humanos hallados en el interior de una vivienda de Benimaclet./Efe
Miembros del retén fúnebre y agentes del Cuerpo Nacional de Policía retiran los restos humanos hallados en el interior de una vivienda de Benimaclet. / Efe

La policía investiga si los restos humanos pertenecen a la víctima de un crimen o corresponden a un enterramiento ilegal

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

La Policía Nacional investiga el macabro hallazgo del esqueleto de un hombre que se encontraba emparedado en una vivienda del barrio valenciano de Benimaclet. Unos obreros que estaban realizando una reforma en una vivienda de la calle Vicente Zaragozá localizaron el cuerpo esqueletizado sobre las 19 horas del sábado.

En pocos minutos, la puerta del edificio se llenó de agentes de la Policía Nacional. Al lugar también acudieron investigadores del Grupo de Homicidios y de la Policía Científica de la Jefatura Superior de Policía de Valencia de la Comunitat Valenciana.

Los restos humanos se encontraban bajo un pequeño habitáculo construido con ladrillos en la esquina de dos paredes del piso. Los obreros hallaron el esqueleto del hombre, que estaba vestido y llevaba un pantalón de tergal, cuando realizaban unas reformas en una parte del patio de luces de uso exclusivo de la vivienda.

La vivienda, precintada.
La vivienda, precintada. / Toni Blasco

Los trabajadores avisaron a los dueños de la casa, que fue comprada hace seis meses por un matrimonio, y estas personas decidieron llamar a la policía para informar del macabro hallazgo. Eran las 19 horas del sábado. Un equipo de Policía Científica y dos agentes del Grupo de Homicidios acudieron al lugar, concretamente a la puerta 3 del número 29 de la calle Doctor Vicente Zaragozá, y se hicieron cargo de las investigaciones. El dueño de la vivienda explicó a los policías que había adquirido el piso a través de una inmobiliaria, y les facilitó la dirección de la agencia y el nombre de la anterior propietaria.

El despliegue policial causó un gran revuelo entre los vecinos de la zona. Una comisión judicial se desplazó también al lugar para iniciar las correspondientes diligencias de investigación.

Los restos humanos fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Valencia para tratar de determinar su antigüedad y si presentan signos de violencia. La posibilidad de que el cadáver emparedado corresponda a la víctima de un crimen es una de las hipótesis que maneja la policía, ya que esta línea de investigación explicaría la ocultación del esqueleto.

 

Fotos

Vídeos