El PP no cree que Casado vaya a poder resistir sin mostrar sus trabajos del máster

Casado posa tras una entrevista. /Alberto Ferreras
Casado posa tras una entrevista. / Alberto Ferreras

La dirección asegura que los documentos sólo se entregarán si lo pide la justicia y descarta una posible imputación

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

La controversia sobre el máster de Pablo Casado está llamada a ser la primera prueba de resistencia del nuevo PP. El líder de los conservadores no tiene intención de flaquear, pero en las filas del partido la presión hizo hoy mella y los populares comenzaron a preguntarse cuánto podrá aguantar su presidente sin mostrar el contenido de sus trabajos universitarios. «Al final -asumieron fuentes de la formación-, no le va a quedar más remedio». Pero en el entorno del sucesor de Mariano Rajoy no hubo lugar para el debate: esos documentos se entregarán, si llega a ser necesario, en sede judicial.

El pasado 10 de abril, Casado convocó a la prensa a un encuentro en la calle Génova. Acudió a la cita con un fajo de papeles bajo el brazo para intentar neutralizar la sospecha sobre un posible trato de favor en la Universidad Rey Juan Carlos. En hora y media exhibió la matrícula del curso 2008-2009, la transferencia bancaria, el certificado de convalidaciones, su registro en la intranet, un tríptico informativo y los cuatro trabajos que le sirvieron para superar el Máster Oficial en Derecho Autonómico y Local. Pero, aunque la documentación pudo ser fotografiada, no hubo ocasión de leer el contenido.

Tampoco ahora será posible. En la dirección del PP garantizan «que no hay ningún problema» con los textos, pero alegan que el asunto está en manos de la justicia y que Casado no hará ningún movimiento que le pueda perjudicar. Recuerdan que la titular del juzgado de instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, tomó como referencia aquella comparecencia de abril para pedir al Tribunal Supremo que investigue, que compruebe si los trabajos se entregaron realmente y si se conserva, como el líder de los populares puso de manifiesto, el ordenador con el que se realizaron. «Todas las explicaciones -argumentan fuentes populares- se han usado contra él».

En la cúpula son conscientes de la inquietud que anida en el partido. La dimisión el martes de la ministra de Sanidad, Carmen Montón, por irregularidades en su máster y la decisión de Pedro Sánchez de permitir que su tesis doctoral pueda ser consultada han vuelto a situar el foco sobre Casado. «Es difícil que no acabe enseñando los trabajos porque la presión va a ser brutal», trasladaron hoy fuentes territoriales. «Lo de Pedro -reconoció un dirigente- nos mete en un lío». «Y como el Supremo cite como imputado a Pablo -temieron otras voces del PP-, el ruido va a ser insoportable».

Pero oficialmente, las filas se mantuvieron prietas. El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, depositó su confianza en manos de Casado: «Él traslada colectiva e individualmente absoluta tranquilidad. Y si el presidente nacional de mi partido está tranquilo, yo también estoy tranquilo». En el entorno del líder del PP aseguran que en las últimas horas no ha recibido llamadas internas, pero a quien le pregunta responde que no hay de qué preocuparse.

Pasar página

Casado, insisten los suyos, está plenamente convencido de que el Tribunal Supremo no llegará siquiera a investigarle. Ha consultado a abogados especialistas, ha enviado sus alegaciones de manera inusual -por temprana y voluntaria- a la sala de admisiones y entiende que ninguno de los delitos que se le imputan, cohecho impropio y prevaricación administrativa, se sostiene. Fuentes del PP ven, además, el vaso medio lleno y defienden que, una vez se pase página, a su adversario en Ciudadanos, Albert Rivera, no le quedará nada que recriminar al líder de los populares.

Hasta entonces en el partido conservador tratan de virar la atención hacia Sánchez y se quejan de que a él no se le exijan también los trabajos de sus cursos previos al doctorado. Hoy compararon el caso de la tesis del presidente con el escándalo que acabó con la dimisión de Cristina Cifuentes y Teodoro García-Egea reclamó aclaraciones. «Lo que pedimos es que haga el mismo ejercicio de transparencia que hizo en su momento el señor Casado». Horas después, el secretario general del PP, ante la «ausencia de explicaciones públicas», anunció que su partido sumaría fuerzas con Ciudadanos para solicitar la comparecencia del jefe del Ejecutivo en el Congreso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos