Valls se queja del sesgo independentista de los Nadal

Manuel Valls, exprimer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona, apoyado por Ciudadanos. /Efe
Manuel Valls, exprimer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona, apoyado por Ciudadanos. / Efe

«Ningún candidato político es nadie para censurar las opiniones de un escritor», le responde la alcaldesa Ada Colau al exprimer ministro francés

CRISTIAN REINO

Un clásico de la cultura catalana, la entrega de los premios Nadal que siempre tiene lugar la noche del día de Reyes, acabó el domingo pasado eclipsado por la polémica política tras los comentarios y la posición crítica que adoptó el candidato a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls contra uno de los ganadores.

Cuando Marc Artigau pronunciaba su discurso tras recibir el premio Josep Pla de prosa en catalán, el exprimer ministro francés mostró su disconformidad. A Valls no le hizo ninguna gracia que Artigau afirmara que le produce «tristeza y rabia vivir en un país donde hay presos políticos y donde el Govern legítimo de la Generalitat está exiliado».

Al aspirante a la alcaldía le indignó la referencia secesionista y no se reprimió de hacer comentarios en voz alta, según expresaron algunos de los que le acompañaban en la mesa. «Mira que sois pesados», desveló la consejera de Cultura, Laura Borràs, que le espetó Valls al ganador. La periodista y finalista del Premio Planeta, Pilar Eyre, también estaba en la mesa VIP y señaló que Valls se dirigió al expresidente de la Generalitat Artur Mas para recriminarle: «Tú tienes la culpa».

Valls abandonó la sala sin que terminara el acto y antes de que se levantaran las autoridades. Cuando pasó junto a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, le soltó: «¡Cómo permites esto!». Muy molesto, abandonó el comedor. Desde su cuenta de Twitter, el expremier galo justificó lo ocurrido. «He sentido tristeza, rabia y vergüenza después de este discurso y esta demagogia... pobre Josep Pla. Basta!».

El independentismo cargó con todo contra el que se postula como uno de los rivales a batir en los comicios municipales. «Es un intolerante», dijo, por su parte, Ferran Mascarell, de JxCat. «Es un escándalo y un ataque a la libertad de expresión», según Ernest Maragall, de ERC.

La alcaldesa Ada Colau le instó a que pida perdón a Artigau. «Ningún candidato político es nadie para censurar las opiniones de un escritor», subrayó. «Estábamos todos en silencio, escuchando al ganador del Premio Josep Pla, que hacía su intervención, y el señor Valls le empezó a gritar, por otro lado, a una pantalla de televisión, porque ni siquiera estaba en la misma sala que el ganador del premio», espetó Colau al ser preguntada por lo sucedido en la gala de entrega.

Explicó que fue una situación muy extraña, ya que en democracia hay que defender y proteger la libertad de expresión, y ha recordado que Artigau no es una autoridad política, sino un escritor que fue galardonado: «Por cierto, lo ganó legítimamente escogido por un jurado independiente y de prestigio, por lo tanto aún más fuera de tono y fuera de lugar la intervención del señor Valls».

Más información

 

Fotos

Vídeos