Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 1 mes gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Visceralidad vs cortesía

Nieves Bolado
NIEVES BOLADOTorrelavega

El rifirrafe que se produjo en el Pleno de la Corporación el día 28 de septiembre quedará en las actas municipales como testimonio de la visceralidad y del déficit de cortesía institucional; en resumen, de dialéctica política de baja estofa, olvidando que una de las formas más sinceras de respeto es escuchar lo que otros tienen que decir. El sistema de diálogo 'rufianesco' (Rufián) deja un poso, cuanto menos, incómodo. Momento en el que es casi inevitable recordar, por ejemplo, la altura del discurso de uno de los eximios concejales de Torrelavega, Emilio de Mier (PCE) –fallecido en 1994– luchador antifranquista, abogado y escritor, que elevaba el discurso en los difíciles plenos de los años 80 con una oratoria precisa, acerada, a veces engolada, pero siempre prístina y limpia. En todo caso, nada nuevo.

 

Fotos