Navacerrada, una vida difícil

El Puerto de Navacerrada vive un momento complicado/
El Puerto de Navacerrada vive un momento complicado

Con gran parte de las estaciones disfrutando momentos de gloria, en uno de los lugares más emblemáticos de la sierra de Madrid, las altas temperaturas registradas están impidiendo la apertura de las cotas altas

J.GONZALOmadrid

Intensas nevadas, dominios prácticamente al cien por cien y pistas repletas de esquiadores prácticamente cada fin de semana. Son las imágenes que hacen sacar pecho a todos los amantes de los deportes de invierno en este comienzo de 2017, que no podría haber sido más positivo en general. Condiciones que, en algunos casos, se acercan a los tres metros de espesores, y que suelen estar acompañadas de un sol poco menos que radiante.

Cada jornada se vive como una fiesta, mientras que los eventos que en ellas se celebran parecen no tener rival. Pero no en todas ellas transcurren momentos de gloria y felicidad. Tras un duro comienzo, la nieve madrileña comenzó a crecer mediado el mes de enero. El Puerto de Navacerrada, un clásico del esquí de la capital, dejaba atrás la incertidumbre y lograba una apertura que se haría de forma progresiva.

Apenas ha pasado un mes desde entonces, y la estación continúa abierta. Ni el viento, que dejó fuera de combate a todo el Sistema Central, ha podido con este coqueto centro invernal que, sin embargo, no ha conseguido eso que se proponía, avanzar. No son tiempos fáciles para Navacerrada, que durante los últimos años está sufriendo sobremanera para conseguir ofrecer a los esquiadores las buenas condiciones que se contemplan en la sierra.

Aunque se trabaja con el claro propósito de llegar al fin de semana con la mejor cara posible, resulta complicado pensar en un Carnaval por todo lo alto en un lugar emblemático, ya que en la zona alta se están sufriendo bastantes dificultades. Este viernes, se mantendrá cerrada con motivo de las altas temperaturas que se han registrado en Madrid durante las últimas jornadas y que hacen que se mantengan impracticables para disfrutar del esquí.

A pesar de las condiciones, dicen que la ilusión es lo último que se pierde. Algo que deben haberse repetido varias veces en el Puerto de Navacerrada, donde se espera que las precipitaciones en forma de nieve regresen ofreciendo mejores momentos para el final de temporada.