La dulce recta final de Alto Campoo

El centro cantábrico brilla en este final de temporada/Alto Campoo
El centro cantábrico brilla en este final de temporada / Alto Campoo

El centro cántabro, que en estos días ha recibido precipitaciones en forma de nieve, vive un buen momento

J. GONZALOMADRID

Mientras algunas zonas del país sufren las malas condiciones climatológicas, otras disfrutan de la llegada de la nieve. Lo hacen, aunque no sea en abundancia, ante la falta de costumbre de disfrutar tanto de una temporada. Y es que en la Cordillera Cantábrica están acostumbrados a pasarlo mal, pero tras un duro comienzo en el que apenas hubo precipitaciones, parecen haberse reencontrado con la suerte, más que merecida en estos centros.

El viento, protagonista en la estación cántabra
El viento, protagonista en la estación cántabra / Alto Campoo

A pesar de que en estos días, con las temperaturas notablemente más bajas, el viento es uno de los protagonistas más desagradables de las jornadas, en Alto Campoo se disfruta. Y se hace a lo grande. Fiestas, música con un dj y nieve abundante en unos trazados que parecen aguantar está temporada. La Semana Santa está cerca y es otro de los platos fuertes del curso para las estaciones de esquí, quizás el último que deparan sus pistas.

Fuertes rachas de viento

Con las fuertes rachas de viento presentes y el dominio cántabro obligado a cerrar parte del mismo también llegan las precipitaciones. A pesar de no ser abundantes dejan algunos centímetros muy necesarios, que se acompañan del trabajo en una estación que trabaja la innivación artificial de sus pistas, las primeras que abrieron la campaña en la zona norte del país.

Promete el final de temporada ofrecer a los aficionados al esquí y al snowboard grandes dosis de nieve. Algunas han hecho su presencia ya en la Cordillera Cantábrica, aunque pronto se esperan más, que sigan mejorando, si es posible, el estado de unos trazados en los que se disfruta de días felices. En Alto Campoo la recta final no ha hecho más que comenzar, todavía se esperan grandes emociones.