Port del Comte, otra despedida prematura

En el Pirineo Catalán también se han vivido buenos días de nieve/Port del Comte
En el Pirineo Catalán también se han vivido buenos días de nieve / Port del Comte

El pasado sábado y con motivo de la adversa meteorología, el centro catalán daba por finalizada la temporada, abriendo la posibilidad a una remota reapertura

JUANJO GONZALOMADRID

Parecía complicado que pudiera ocurrir en las pistas catalanas si se atiende al buen nivel generalizado de sus estaciones, aunque no ha sido así en todos sus puntos. Las dificultades son evidentes y a estas alturas de temporada, como ocurre en otros puntos de la Península Ibérica, apenas quedan motivos para seguir celebrando lo que se ha convertido en unas fechas completamente negras para algunos dominios.

Obligados a decir adiós en pleno mes de marzo y con muchos meses por delante en los que se preveían buenas condiciones -en ninguno de los casos se anuncia como una noticia definitiva, y abren la puerta a una reapertura en fechas próximas-. Una triste noticia que la semana pasada anunciaba Valdesquí y que este sábado acompañaba Port del Comte, celebrando la última jornada en la que los aficionados pudieron deslizarse sobre la escasa nieve que acumulan sus trazados.

Hace tan solo dos semanas los cañones trabajaban en el centro catalán
Hace tan solo dos semanas los cañones trabajaban en el centro catalán / Port del Comte

En ellos, apenas se han dejado ver las precipitaciones y ni siquiera la meteorología ha acompañado, convirtiéndose en uno de los grandes enemigos para una estación que ha visto como se derretía su parte más baja. A pesar de que este 16 de marzo se presentaba con 17 pistas, en sus redes sociales anunciaba ese cierre tan prematuro, que solo cambiaría en el caso de que llegaran nevadas abundantes en las próximas jornadas.

Parece complicado, pero de momento, la esperanza es lo último que se pierde en unos centros invernales que en esta temporada han sufrido demasiado. En este, situado en el Pirineo Catalán, ni el trabajo de los cañones de nieve artificial ha sido suficiente para que fuera capaz de aguantar. Sus pistas, ahora, esperan un milagro, aunque no va a ser fácil.