Educación concluye que la denuncia en un colegio de Colindres «no es un caso de acoso»

La madre del niño, que sólo tiene 6 años, acusa al colegio de «mirar para otro lado» ante lo que cree que es «un caso muy claro de acoso escolar»

DM .Santander

La directora general de formación profesional y educación permanente, María Jesús Reimat, ha explicado que el equipo de valoración puesto en marcha tras denunciar una madre que su hijo de 6 años estaba siendo acosado por otros niños en un colegio de Colindres ha determinado que «no es un caso de acoso escolar».

Reimat ha señalado que «el mismo día» que la madre puso en conocimiento del colegio la situación que supuestamente estaba sufriendo su hijo, el centro puso en marcha el protocolo de acoso escolar e informó al servicio de inspección de la Consejería de Educación.

A partir de ese momento, según ha explicado Reimat, se formó un equipo de valoración que llevó a cabo «entrevistas con los supuestos acosadores, supuesto acosado y supuestos observadores (profesores) de lo ocurrido».

Y, además, Reimat apunta que también se establecieron medidas protectoras y preventivas, mediante las cuales se velaba para que tanto el pequeño, como sus presuntos acosadores, estuvieran «vigilados en todo momento» por el profesorado que era conocedor de la denuncia presentada.

«Este no es un caso de acoso escolar», ha insistido Reimat basándose en las conclusiones del informe realizado por el equipo de valoración, que ha sido remitido a la inspección educativa. Por ello, no se han establecido medidas disciplinarias contra los supuestos acosadores.

La denuncia

Según afirmó ayer en un comunicado de prensa la presidenta de la asociación Tolerancia Cero al Bullyng, Lourdes Verdeja, la denuncia es consecuencia de las lesiones que «otros alumnos de su mismo colegio que casi le doblan la edad» habrían provocado durante un recreo al niño, al que rodearon en el patio, insultaron y agredieron propinándole patadas y puñetazos.

Dice la madre, Sandra Donosti, que no era la primera vez que su hijo se enfrentaba a una situación así. Que ya se habían producido antes episodios de similar naturaleza. Y que como la dirección del colegio «no parece que esté dispuesta a solucionar esta situación», no ha tenido más remedio que buscar refugio en la asociación 'antibullyng' y denunciar ante la Guardia Civil y ante los medios de comunicación lo que entiende es un flagrante caso de acoso escolar a su hijo.

En ese colegio desde los 3 años

Matriculado en ese colegio desde los 3 años, «mi hijo comenzó a tener problemas el año pasado», recuerda Sandra. Concretamente en septiembre, al inicio del curso. «Un día, mi hijo salió del colegio con golpes, moratones y arañazos y cuando le pregunté qué había pasado me dijo que le habían pegado tres niños». Sorprendida, la madre preguntó por ese incidente a la profesora. «Me dijo que se había tropezado y... bueno... pues... decidí dejarlo ahí», recuerda Sandra.

En los meses posteriores, añade, «varios alumnos de su mismo curso y algunos de 4º y 5º de Primaria, o sea, de entre 10 y 12 años de edad, le empezaron a agobiar y a insultar». «Básicamente a hostigarle», afirma. «Le llamaban 'hijo de puta', 'zorra', 'gordo' y le decían que era 'Chechu el cocinero'», dice sollozando la mujer, que añade que, en este tiempo, «a mi hijo le han enrollado la cuerda de una peonza en el cuello, le han tirado a un charco, le han insultado...». Siempre «los mismos niños» y siempre «con los profesores mirando para otro lado».