Encuentran una casa en Rasines modificada para cultivar un millar de plantas de marihuana

Lámparas y otros artilugios para alimentar las plantas de marihuana en la casa desmantelada en Ojébar (Rasines)./OPC
Lámparas y otros artilugios para alimentar las plantas de marihuana en la casa desmantelada en Ojébar (Rasines). / OPC

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 37 años como presunto responsable de la plantación instalada dentro de la vivienda del pequeño pueblo de Ojébar

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Nuevo golpe de la Guardia Civil de Cantabria contra las plantaciones de marihuana 'indoor', esta vez desmantelando todo un complejo construido dentro de una casa en Ojébar (Rasines), que estaba preparada para albergar el cultivo de unas mil plantas. No había tantas en este momento, pero sí se recabaron las pruebas suficientes para calcular el importante tamaño que tendría esta plantación.

Fue este martes, 5 de febrero, cuando explotó esta operación contra el cultivo y tráfico de marihuana en Cantabria, desmantelando la vivienda situada en este pequeño pueblo de la comarca del Asón de apenas 120 habitantes. Hacía varios meses que se estaba investigando este foco en Ojébar y al fin esta semana se realizó la entrada y registro en la vivienda, donde además de proceder a la detención de un varón con iniciales G.A.P. de 37 años de edad, los agentes intervinieron en ese momento 296 plantas y casi 400 gramos de marihuana ya recolectada.

La investigación comenzó al tener sospechas de la existencia de «un importante cultivo de marihuana en la localidad de Ojébar-Rasines», indica la Guardia Civil, consiguiendo centrar las indagaciones en una de las viviendas del pueblo. En el tiempo que duraron las pesquisas, y posiblemente para intentar no levantar sospechas, se detectaron periodos de «menor o nula actividad» en esa casa. Pero se recabó «suficiente información» y se consiguieron «fundados indicios de que en la actualidad podía existir el cultivo», así que el martes se realizó un registro en la citada vivienda.

Además de encontrar las casi 300 plantas de marihuana en dos de las estancias, a los agentes llamó la atención que la vivienda estaba «modificada en su interior con tabiques prefabricados y la instalación necesaria para albergar unas 1.000 plantas».

Imágenes de esta operación, con la detención de G.A.P. y la incautación de las plantas. / OPC

Igualmente se desmanteló la instalación compuesta por sistemas eléctricos de ventilación, iluminación y riego, con unas 30 bombillas de alta potencia para el crecimiento rápido de las plantas en interior.

Al detenido, además de instruirle diligencias como presunto autor de un delito contra la salud pública por el cultivo de la marihuana, se le atribuyó otro de defraudación de fluido eléctrico, al verificarse un enganche ilegal a la red general eléctrica para alimentar el complejo entramado existente en la vivienda para este cultivo.

En esta actuación han intervenido efectivos de la Guardia Civil pertenecientes a los Equipos de Policía Judicial de Laredo y Castro Urdiales, junto con componentes del Puesto de Ampuero.