El centro etnobotánico del Anillo Verde abre sus puertas junto a la cueva de El Pendo

El invernadero del centro botánico recoge todo tipo de especies de vegetación autónoma. /M. Causo
El invernadero del centro botánico recoge todo tipo de especies de vegetación autónoma. / M. Causo

El objetivo de este nuevo espacio cultural es la divulgación y protección de todos los ecosistemas que habitan en los bosques que rodean a la bahía de Santander

María Causo
MARÍA CAUSOCamargo

La Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) inauguró ayer el centro etnobotánico 'Bosques del Anillo Verde - El Pendo'. Más de sesenta personas se acercaron a conocer este nuevo espacio divulgativo que nace con el objetivo de proteger todos los ecosistemas existentes en los bosques que componen el Anillo Verde de la bahía de Santander. Por lo tanto, jugará un papel «importante» a la hora de dar a conocer la biodiversidad de esta zona de Cantabria.

Así lo expresó la alcaldesa del Valle de Camargo, Esther Bolado, en el acto de inauguración celebrado en esta zona natural de interés protegido situada en las inmediaciones de la cueva de El Pendo. En su visita al centro, la alcaldesa estuvo acompañada por el presidente de la Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez; el director de la empresa pública MARE, Felipe Lavín, el director del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), Jesús García, así como otros concejales de la Corporación municipal.

Este nuevo centro botánico está formado por un edificio de estilo rústico, que servirá como centro de divulgación de los bosques que se pueden encontrar en el Anillo Verde, un vivero forestal de plantas autóctonas que sirve para acciones de reforestación y varias zonas verdes integradas dentro del Área Natural de Especial Interés (ANEI) El Pendo-Peñajorao, entre las que destacan la charca para anfibios, el huerto ecológico y el helechario.

El centro tiene un tejado en el que crece hierba y sirve para regular la temperatura

El centro de divulgación ha sido la gran novedad de esta inauguración gracias a su configuración como edificio singular. Y es que cuenta con un techo verde, un tejado en el que la hierba crece libremente, lo que hace que funcione como regulador de temperatura a la vez que se integra perfectamente en el paisaje montañoso.

En las instalaciones de esta casa, se pueden encontrar más de 100 especies autóctonas, una zona de compostaje y tres depósitos de agua destinados a la recogida de aguas pluviales. Precisamente, el vivero forestal de planta autóctona sirve para acciones de reforestación, cuya finalidad es recuperar y preservar la diversidad botánica de la Cordillera Cantábrica. En ese sentido, Carlos Sánchez quiso recordar la labor que se está realizando en torno al Anillo Verde como «las más de 50 hectáreas de plantas invasoras retiradas o los 250.000 árboles plantados desde la puesta en funcionamiento del vivero de El Pendo».

Por su parte, la alcaldesa ha destacado la trascendencia que tiene la ubicación del centro «en cuanto a su biodiversidad» y ha subrayado el «deber que tienen las administraciones de proteger» estos espacios y contribuir a su divulgación para que la ciudadanía los valore y los respete. Finalmente, Jesús García auguró que este centro será un espacio «dinamizador» que contribuirá al «conocimiento del mundo vegetal» y que ayudará a «preservar las condiciones ambientales que permitan su conservación».

Sumando espacios

Este centro se suma a la Casa de la Naturaleza de las Marismas de Alday, ubicada en el aparcamiento del centro comercial Valle Real, dedicada a dar a conocer los ecosistemas de humedales litorales y que se inauguró el pasado mes de febrero.

Todo ello se engloba en el proyecto LIFE 'Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad', que tiene el objetivo de recuperar áreas degradadas de gran valor ecológico en torno a la bahía para fomentar una ciudad sostenible del siglo XXI mediante la creación de una red de espacios verdes. Esta iniciativa se está llevando a cabo con el apoyo de la FNYH en colaboración con MARE y el Gobierno de Cantabria y gracias a la cofinanciación de la Unión Europea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos