Restablecido el tráfico ferroviario, interrumpido durante seis horas entre Aguilar y Santander por una avería

Los pasajeros han tenido que desalojar el tren. /Celedonio Martínez
Los pasajeros han tenido que desalojar el tren. / Celedonio Martínez

Un problema con la conexión del tren a la catenaria ha obligado a trasladar en autobús a los pasajeros del trayecto entre Santander y Valladolid

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Una avería ferroviaria ha mantenido cortado el tráfico de trenes entre Aguilar y Santander durante casi seis horas, desde las 11.15 horas has las 17.00 horas. Durante ese tiempo los pasajeros han sido transbordados en autobuses para que pudieran continuar su ruta.

El problema técnico en este caso no se localizó en la catenaria -la instalación clave del engranaje ferroviario que normalmente falla en Cantabria- sino en el pantógrafo, la pieza que conecta los trenes con esta corriente eléctrica. «Ambas se han enganchado por causas que desconocemos en Quintanilla de las Torres (Palencia) y nos ha obligado a parar el tráfico», han señalado fuentes de Renfe.

Los viajeros del vehículo afectado, que realizaban el trayecto entre Santander y Valladolid, han sido trasladados en autobús a Alar del Rey, donde han vuelto a subir a otro tren rumbo a su destino. «También hemos transbordado en autobús a los pasajeros que hacían el trayecto entre Valladolid y Santander». Algo obligado al tratarse de un espacio de vía única. «Han subido en Alar del Rey y llegarán a Santander».

Fuentes de ADIF han explicado que nada más conocerse la incidencia se ha puesto en marcha el dispositivo de reparación . «El tren está ahí parado y ya han ido los eléctricos a evaluar y reparar la avería; pero es pronto para conocer el alcance y por lo tanto para saber cuánto tiempo nos llevará restablecer el tráfico».

La última incidencia de estas características; aunque en este caso no fue fruto de un incidente sino de falta de planificación, resultó cuando un tren que el lunes por la mañana debía cubrir el trayecto entre Oviedo y Santander tuvo que detenerse en la localidad asturiana de Llanes por falta de combustible diésel. Los pasajeros, unos cuarenta, según explicaron fuentes de Renfe, fueron trasladados en autocar hasta Cabezón de la Sal, desde donde reanudaron su viaje en otro tren de Cercanías hasta la capital cántabra.