Cien años forjando historia en Reinosa

Nudo Offshore fundido de 18 toneladas que puede verse en la Plaza de España./Roberto Ruiz
Nudo Offshore fundido de 18 toneladas que puede verse en la Plaza de España. / Roberto Ruiz

Sidenor celebra el centenario de la acería campurriana con una exposición en La Casona y en las calles de la ciudad

Blanca Carbonell
BLANCA CARBONELLSantander

Cien años han pasado desde que se iniciaran las obras de la explanación de los terrenos y cimentación de los talleres en el Campo de La Vega de lo que sería La Naval de Reinosa. Su ubicación en la capital campurriana fue una apuesta personal del entonces jefe de Artillería de la Sociedad Española de Construcción Naval, Alejandro Calonge. Los motivos eran varios, según un informe que había presentado en 1915, en el que afirmaba que el Valle de Campoo era el lugar elegido, debido a «su climatología, a la abundancia de aguas de sus ríos, a la importancia de la villa de Reinosa como nudo de comunicaciones, a la destacada situación estratégica, a la demostrada eficacia, competencia y entrega del trabajo del obrero de la región en distintas industrias locales, como las antiguas ferrerías, las fábricas de harinas, las queserías y la importante industria vidriera».

Y así fue como cambió la historia de Reinosa, que en poco tiempo duplicó su población, que en 1918 era de 4.200 habitantes, fue reconocida con el título de ciudad, y se convirtió en una importante localidad industrial.

La Sala de Exposiciones de La Casona acoge desde ayer una muestra que se podrá visitar hasta el 15 de septiembre, compuesta por paneles de fotografías y maquetas que recorren la historia de la fábrica campurriana.

Roberto Ruiz

Fueron muchas las personas que ayer asistieron al acto y que tuvieron la oportunidad de ver a sus padres, a sus abuelos e incluso a sus bisabuelos en sus lugares de trabajo. Cien años dan para mucho, dan para recibir la visita de un rey, o de dos, la de Alfonso XIII en 1923 y la de Felipe VI hace pocas semanas. Dan para recibir también a un general, Francisco Franco, en medio de una Guerra Civil, en 1937. Fue durante esa misma guerra cuando la factoría fue bombardeada. Sobrevivió para forjar acero, construir barcos, cañones u obras de arte para el mismísimo Chillida.

La primera promoción de la Escuela de Aprendices, los primeros guardias de seguridad, o el traslado de una gran pieza por el centro de Reinosa y después por las Hoces de Bárcena, también son protagonistas. Eran otros tiempos...

Pero la muestra no se queda entre los muros de una sala de exposiciones y sale a la calle. Allí la compañía exhibe varias piezas de gran tamaño, forjadas y fundidas.

Concretamente, se ha instalado un Nudo Offshore fundido de 18 toneladas de peso en la Plaza del Ayuntamiento; un cigüeñal fibrado forjado de 6 toneladas en la Calle Ramón Sánchez Díaz; una sección de cigüeñal fibrado forjado de 2 toneladas en la Avenida Puente Carlos III; un cilindro de trabajo para laminación de producto plano de 4 toneladas en el Parque de Cupido y una lingotera de 10 toneladas en el Paseo Jiménez Díaz.

Explica el Presidente de Sidenor Forgings & Castings, Juan Carlos Ramos, que su objetivo es, «compartir el trabajo que realizamos en la fábrica con el pueblo de Reinosa, con la comarca de Campoo y exponer algunos de nuestros productos emblemáticos para el conocimiento y el disfrute de la sociedad».

El alcalde, José Miguel Barrio, destacó que «el presente y el futuro de Reinosa y todo Campoo está íntimamente relacionado con el devenir de la buena marcha de 'La Naval', por eso para nosotros es una satisfacción ver este nuevo empuje que tiene la empresa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos