Concluye la construcción de la senda peatonal de Las Rozas de Valdearroyo

La nueva senda peatonal concluye en Villanueva de Las Rozas. /J.L. Sardina
La nueva senda peatonal concluye en Villanueva de Las Rozas. / J.L. Sardina

En los próximos días comenzarán los trabajos de los nuevos trazados en Campoo de Enmedio y Valdeolea

J.L. SARDINA Matamorosa

Finalizado hace unos días el tramo peatonal entre Arroyo y Villanueva de las Rozas, en el municipio de Las Rozas de Valdearroyo, dos municipios campurrianos más, Campoo de Enmedio y Valdeolea, verán como en los próximos días comienzan a ejecutarse también sus recorridos seguros.

El paseo concluido, como ya adelantó este periódico, tiene una longitud de 3,2 kilómetros y discurre paralelo a la CA-730. El tramo comienza en la parte baja del núcleo de Arroyo para, una vez superada la presa sobre el pantano del Ebro, continuar hasta el pueblo de Villanueva, con el objetivo de que todas aquellas personas que pasean y circulan por esa carretera, que prácticamente no disponía de arcén, y en la que existe un importante tráfico de coches y camiones, lo puedan hacer en las mejores condiciones.

La siguiente de las actuaciones se llevarán a cabo en el municipio de Valdeolea y comenzarán esta próxima semana, una vez que han sido adjudicadas las obras a la empresa Rucecan por un importe de 127.617 euros. Así se construirán dos carriles peatonales dentro del margen izquierdo de la carretera autonómica CA-284 (Mataporquera- Matamorosa), en dos tramos de su recorrido.

«De esta forma, se establecerá un recorrido seguro en alguno de los puntos de este vial, con la intención de ir ampliándoles a medida que se pueda», explica el alcalde del municipio, el popular, Fernando Franco. «Esta obra se ejecutará en respuesta a una demanda de los habitantes del municipio, pero, sobre todo, a los vecinos de Mataporquera y Olea», aseguró el regidor.

En resumen, las actuaciones que se recogen en el proyecto están orientadas a conseguir los siguientes objetivos específicos: favorecer la movilidad entre los habitantes de Mataporquera y Olea; incentivar los desplazamientos sostenibles en detrimento del vehículo y, poco a poco, mejorar las infraestructuras del municipio.

La senda peatonal propuesta en este proyecto discurrirá paralela a la carretera y se compondrá de un carril de dos metros de ancho que estará delimitado por bolardos reflectantes cada 25 metros para diferenciar los espacios y evitar que los vehículos invadan la senda objeto del proyecto. El primer tramo parte de las piscinas de Mataporquera y finaliza en el primer cruce con un camino de concentración parcelaria, tras recorrer 975 metros. El segundo se ejecutará desde la iglesia de Santa María de Olea hasta el apeadero para los autobuses, también por su margen izquierda con una longitud de 740 metros.

Matamorosa-Bolmir

Por otro lado, el proyecto de la unión peatonal de las poblaciones de Matamorosa y Bolmir (Campoo de Enmedio), sin que haya necesidad de atravesar las rotondas de la Autovía de la Meseta (A-67), como sucede en la actualidad, supondrá una inversión de 300.000 euros. La empresa adjudicataria de la actuación ha sido Urbaser, según ha manifestado el regidor municipal, Pedro Manuel Martínez.

«Estamos deseosos que las obras se inicien cuantos antes», señala Martínez. «El hecho de que los peatones que transitan entre estas dos poblaciones tengan que acceder necesariamente a estas rotondas para llegar a uno u otro pueblo es una cuestión que nos preocupa mucho al equipo de gobierno municipal».

Antes de llevarse a cabo las obras de construcción de la A-67 existía un camino peatonal entre ambos pueblos por el que transitaban los vecinos sin ningún tipo de riesgo. Posteriormente, a raíz de las obras de la autovía y la ejecución del vial de acceso al polígono industrial, se cortó el camino existente, obligando a los peatones a circular por las rotondas.

El proyecto, de unos 550 metros de longitud, contempla en un primer lugar el aprovechamiento del camino que primero atraviesa la autovía por un paso subterráneo a la altura de Bolmir y que discurre posteriormente paralelo a la A-67, hasta llegar al aparcamiento del área de servicio de La Vega. En este lugar se ha proyectado la habilitación de un carril de 3,5 metros de anchura por el borde del actual aparcamiento hasta llegar a la altura del vial de acceso al polígono de La Vega, en la zona de intersección con la rotonda de la autovía.

Este vial se atravesará mediante la ejecución de un marco inferior de 2,5 metros de altura con salida a la zona del río Izarilla, el cual, se podrá cruzar mediante una pasarela de 19 metros de longitud, conectando después con la zona urbanizada de Matamorosa.

 

Fotos

Vídeos