'Piru': «El mejor homenaje lo encuentro en la calle»

Antonio Ruiz 'Piru'. /Blanca Carbonell
Antonio Ruiz 'Piru'. / Blanca Carbonell

Antonio Ruiz 'Piru', que siempre ha presumido de su origen campurriano, recibirá la Pantortilla de Oro 2019 el próximo día 12 en Santander

Blanca Carbonell
BLANCA CARBONELLReinosa

Formó parte de ese C.D. Naval que tantos éxitos cosechó en los años 70, recordado entre otras hazañas por ganar en 1976 un partido al Valencia de Copa del Rey. Es uno de los futbolistas históricos del Racing de Santander, equipo en el que jugó entre 1978 y 1989, seis temporadas en Primera División y cinco en Segunda, compartiendo vestuario con grandes como Quique Setién, 'Tuto' Sañudo o el fallecido Manolo Preciado. Como centrocampista fue el encargado de defender a jugadores que hoy son considerados leyendas como Maradona o Johan Cruyff, y nunca recibió una tarjeta roja. Ha jugado en los principales campos de fútbol españoles siempre llevando con gran honor su condición de campurriano. Y a pesar de todo esto, Antonio Ruiz 'Piru', se pregunta hoy el motivo por el que la Peña Campurriana de Santander le ha condecorado con la Pantortilla de Oro, premio que le será entregado el próximo día 12 en Santander.

-¿Qué ha supuesto para usted ser premiado con la Pantortilla de Oro?

-Ha sido una sorpresa tremenda. Me ha costado asimilar la noticia. He estado pensando qué es lo que he hecho para merecerlo. La verdad es que siempre que he ido a las comidas y a las cenas de la Peña Campurriana he sentido ese reconocimiento sincero de cariño y de respeto hacia los premiados. Ahora mismo es lo que siento yo. El mejor homenaje le encuentro en la calle. La gente te conoce, te saluda, te da un abrazo, te habla con cariño... Eso, quieras o no te llena de orgullo.

«Debuté en el primer partido de Liga, en Primera División, contra el F.C. Barcelona en el Camp Nou»

-Uno de los criterios a la hora de otorgar este premio, es que los galardonados lleven el nombre de Campoo por el mundo. ¿Se ha visto en ese papel?

-Siempre he presumido de campurriano, allí donde he ido, y siempre me he encontrado con algún campurriano. Si consideran que estoy dentro de ese grupo que ha llevado el nombre de Reinosa por donde ha ido, pues me alegro porque es lo que he intentado.

-¿Era factible en 1978 que un jugador del C.D. Naval ascendiera a lo más alto?

-Era muy complicado. Yo empecé en el Rayo OJE, que entrenaba Daniel Pérez Samitier 'Sami', del que tengo un gratísimo recuerdo. Luego estuve en el Westinghouse que era el filial del Naval, y pasé al Naval con 17 años, que jugaba en una Regional durísima. Luego fiché por el Racing en 1977. Estuve hasta octubre, cuando me cedieron al Naval otra vez a jugar en Tercera. Hicimos una buena campaña y al año siguiente volví al Racing y debuté en el primer partido de Liga, en Primera División, contra el F.C. Barcelona en el Nou Camp. Nando Yosu hizo debutar a muchos jóvenes ese día entre los que estaba yo. El tres de septiembre de 1978 es una fecha que no se me olvidará nunca.

-¿Qué recuerdos conserva de ese Naval de los 70?

-Estuve cuatro años en el Naval. Fue una época sensacional porque se consiguieron un montón de cosas. Subimos a Tercera División. Fuimos campeones de Liga, llegamos a las semifinales del Campeonato de España de Aficionados, quedamos campeones de Cantabria en diferentes torneos,... Los compañeros eran extraordinarios y la gente se volcaba en el San Francisco. Hoy no se ven los campos tan llenos como antes.

-¿Cómo ve la salud del C.D. Naval?

-El fútbol ha cambiado mucho. Los chavales no entrenan lo que debieran entrenar porque es muy complicado hoy encontrar tiempo. Tampoco tienen esa mirada que teníamos nosotros. Nosotros solo teníamos el fútbol y vivíamos para él. Hoy los chavales tienen un montón de cosas a las que atender. Por eso el fútbol en estas categorías no es como antes. Entonces el Naval era uno de los grandes equipos de Cantabria. Se le temía.

-Cuando terminó su carrera deportiva tuvo que buscarse un oficio. ¿Viven esa situación los futbolistas actuales de Primera?

-Creemos que todos cobran como Ronaldo o Messi. La verdad es que sí cobran dinero, pero hay muchos jugadores de primera y segunda que no tienen ese respaldo económico para dejar de trabajar cuando terminan su carrera deportiva. Nosotros estábamos en un equipo modesto. Se ganaba dinero pero no era como ahora, no te aseguraba la vida. Estoy seguro de que hoy en día, en Segunda B, muchos jugadores cobran más de lo que cobrábamos nosotros en muchos años juntos de los que estuvimos ahí.

-¿Qué jugadores con los que ha coincidido recuerda con más cariño?

-Eso me lo preguntan muchas veces pero no me gusta personalizar. Una de las cosas que a mí me ha quedado del fútbol es el tremendo cariño que tengo y que me han dejado mis compañeros. Si me preguntan si echo de menos el fútbol respondo que no, pero lo que sí hecho de menos es el ambiente que rodeaba el fútbol: mis compañeros, mis amigos, la gente, el saludo por la calle,... Yo he quedado bien con todo el mundo. Tengo grandes amigos, grandes excompañeros. La verdad es que, aunque hayamos tenido algunos momentos malos, cuando nos reencontramos nos lo pasamos sensacional. Cogimos un Racing de cantera, en el que la mayor parte del equipo éramos chavalillos. Éramos jóvenes y un poco gamberretes pero sabíamos lo que queríamos dentro del mundo del fútbol.

-¿Echa de menos la presencia de jugadores cántabros en Primera División?

-Sí. Siempre te gusta que haya gente de tu región, de tu pueblo e incluso de tu barrio, porque yo presumo mucho de barrio, pero no es tan fácil llegar. La cantera cántabra siempre ha sido muy buena y tenemos muchos ejemplos. Lo que pasa es que hoy en día el fútbol es complicado porque prima mucho lo económico, y yo siempre digo que tienes que tener ese pelín de suerte para que en un momento determinado haya un entrenador que realmente confíe en tí y que te de esa libertad para moverte dentro de un campo y demostrar muchas veces lo que llevas dentro.

-¿Cómo ve ahora al Racing de Santander?

-Esta pasando una etapa mala para lo que siempre ha sido el Racing. Yo creo que este año se les ve con más aliciente. El entrenador les mantiene en tensión constantemente, son resolutivos... Considero que un ascenso es siempre muy difícil, en cualquier categoría. Cuando nosotros jugábamos en Segunda nos dábamos cuenta de que es mucho más fácil mantenerse en Primera que subir. Lo van a tener que pelear y todos lo estamos deseando. La gente se está cansando de la Segunda B.

-¿Cree que sería necesario revitalizar la cantera para eso?

-La cantera siempre ha sido el caballo de batalla de este club. Siempre se ha presumido de la cantera. Cuando entramos nosotros la situación del club no era muy boyante y a veces tiraban de la cantera por necesidad. Con chavales de entre 17 y 20 años nos mantuvimos en Primera División, siempre peleando.

 

Fotos

Vídeos