La obra de la senda peatonal entre Bolmir y Matamorosa, a punto de concluir

Esta semana se ha pavimentado la senda./J. L. Sardina
Esta semana se ha pavimentado la senda. / J. L. Sardina

El camino, de 550 metros, salva el río Izarilla y el ramal de acceso al Polígono de La Vega

Ernesto Sardina
ERNESTO SARDINASantander

Los trabajos de la senda peatonal entre Matamorosa y Bolmir están a punto de concluir. La empresa adjudicataria realizaba esta misma semana las labores de pavimentación del tramo del área de servicio La Vega y, tras la finalización de los trabajos de asfaltado, solo quedará pendiente la iluminación.

La construcción de la senda peatonal entre estas localidades de Campoo de Enmedio fue adjudicada por el Ayuntamiento de Campoo de Enmedio a la empresa Solpavifer con un presupuesto aproximado de 300.000 euros. La actuación está financiada por el Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Obras Públicas (70%), y por el Ayuntamiento (30%).

La iniciativa de esta senda partió de la necesidad de solventar los problemas que suponía para los peatones transitar por las rotondas de acceso a la A-67. Así se proyectó una senda peatonal que presenta 550 metros de longitud y contempla en un primer lugar el aprovechamiento del camino que primero atraviesa la autovía por un paso subterráneo a la altura de Bolmir y que discurre posteriormente paralelo a la A-67 hasta llegar al aparcamiento del área de servicio de La Vega. En este lugar se proyectó y ya está ejecutado un carril de 3,5 metros de anchura por el borde del actual aparcamiento hasta llegar a la altura del vial de acceso al polígono de La Vega, en la zona de intersección con la rotonda de la autovía. Este vial se atraviesa ya mediante un marco inferior que sale a la zona del río Izarilla, el cual, se cruza gracias a una pasarela de 19 metros de longitud, que conecta la senda con la zona urbanizada de Matamorosa, a través de ambas aceras.

Según explica el alcalde de Campoo de Enmedio, Pedro Manuel Martínez, se trata de la finalización de otro proyecto «necesario para nuestros vecinos» y que se ha dilatado en el tiempo por una tramitación que lleva aparejada la intervención de muchos organismos.

«Comenzamos el proyecto en el año 2015 y desde entonces todo han sido obstáculos y toma de decisiones para solventarlos. Por eso, la culminación de este proyecto es motivo de mucha alegría para el equipo de Gobierno de Campoo de Enmedio», explica Martínez.

«Desde ahora ya no será necesario que los peatones transiten por las rotondas de la A-67, con la inseguridad que eso genera». Además, asegura, «se pone en funcionamiento un nuevo paseo desde Matamorosa a Bolmir, que también une con Requejo sin necesidad de pisar ninguna carretera, por lo que además de mejorar notablemente la seguridad vial también sirve de pulmón y zona de ocio y esparcimiento para los vecinos». «En definitiva, otra mejora de las condiciones de vida para nuestros ciudadanos», concluye el regidor.