El orgullo de ser campurriano

El orgullo de ser campurriano
María Gil Lastra

El Día de Campoo congregó ayer en Reinosa a miles de turistas y a cientos de participantes

Blanca Carbonell
BLANCA CARBONELLReinosa

Reinosa rezumaba ayer tradición por los cuatro costados. Como cada último domingo de septiembre, celebraba su Día de Campoo. Esta fiesta centenaria, que llegó ayer a su edición número 123, puso el punto final a las Ferias y Fiestas de San Mateo 2018, que comenzaron el pasado 20 de septiembre.

Muchas fueron las personas, campurrianos y visitantes, que disfrutaron de la fiesta desde primera hora de la mañana. Las calles estaban llenas y vestidas de los múltiples colores de los trajes típicos, en su mayoría campurrianos, pero también de otras muchas zonas de la región, que llevaban mozas y mozos. Personas de todas las edades, muchas desde que son bebés, participan de esta fiesta, que es un homenaje a las tradiciones y al folclore campurrianos. En cada rincón había una ronda, unas pandereteras o una pareja de pito y tambor poniendo la banda sonora de canciones típicas campurrianas y ofreciendo la oportunidad de bailar a cuantos lo deseaban.

Por la mañana, la Plaza de España acogió una exhibición de deportes rurales organizada por el Club Deportivo La Garita. Ya por la tarde, un multitudinario desfile de carretas típicas, tiradas por vacas y bueyes engalanados, acto central de este día, congregaba a participantes y visitantes a lo largo de las calles principales de la ciudad, entre el Parque de Cupido y la Fuente de la Aurora.

En total, fueron catorce las carretas, que finalmente participaron en el concurso convocado por el Ayuntamiento de la ciudad.

Muy puntual, a las cuatro de la tarde, un rebaño de reses tudancas abría el desfile, seguido por los cabezudos y la Banda de Música de Reinosa. La carreta de la reina y las damas de San Mateo 2018 era la primera de la comitiva. Sobre este carro, de la Peña Los Formidables, se despidieron entre serpentinas y confetis Estrella Higuera, María González, Nerea Rasilla, María García y Andrea Álvarez.

Tras el desfile de carretas actuaronlos ganadores del Certamen Folclórico

Como cada año, eran muchos los pueblos campurrianos que participaban en este acto, recordando formas de vida y trabajos del pasado, o algunos no tan antiguos, y estampas de la riqueza y la cultura del sur de Cantabria.

El primer premio del certamen fue para una de las carretas presentadas por Requejo, 'En la Casa la Peña anidó la cigüeña'. Con cinco obras, esta localidad ha sido un año más la que más ha presentado a concurso. El segundo premio fue para 'El lavadero, canciones fuitas y Mentidero', de Salces, mientras que 'Lo primeru llenar el comederu', de Valdeolea, se hizo con el tercer puesto, y 'El Fielato de Reinosa', de Proaño, logró la cuarta posición. El quinto premio correspondió a 'Con alegría y buen cante hasta que la Paca aguante', de Aguayo. El jurado tuvo en cuenta a la hora de valorar las distintas carretas presentadas al concurso el carro, la pareja de reses, la comedia y el acompañamiento.

No faltó a la cita la tradicional carreta de La Ronda la Esperanza de Requejo, repartiendo torreznos entre el público porque 'en casa del Tiu Pepe todos comen bien'.

La música fue otro de los grandes protagonistas del desfile. Todas y cada una de las rondas de Campoo participaron entonando a una sola voz, como se hace en esta comarca, las canciones más conocidas del folclore campurriano. Rabelistas, grupos de baile, piteros y tamborileros, solistas y pandereteras, muchos de ellos campurrianos, pero también algunos llegados desde diversos puntos de la región y de otros lugares del país, pusieron la banda sonora a este acto, homenajeando al folclore más puro. Más de tres horas duró el desfile de carretas, en el que además, los habitantes de la zona tuvieron la oportunidad de exhibir los mejores animales. Especial esmero en sus actuaciones pusieron todos ante el palco de autoridades, presidido por el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, el consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes; el alcalde de la ciudad,José Miguel Barrio; y miembros de la corporación municipal.

Una vez terminó el desfile, pasadas las siete de la tarde, la Plaza de España se llenó de música, con la actuación de los ganadores del certamen folclórico, germen de esta fiesta, que nació en 1895 como el Día de las Cantadoras. Juan Ibáñez y Rocío de la Peña cantaron como ganadores de la categoría de solistas. En el apartado dedicado a los rabelistas, intervino Claudio Gómez. Raquel Díez y Tamara Pellón actuaron como pareja de pandereta. En baile montañés, intervinieron Neco Saiz y Marta Carral, mientras que en la especialidad de campurriano lo hicieron Rocío de la Peña y Óscar Cayón. Respecto a los piteros y tamborileros, la música corrió a cargo de Ramiro Pereda y Gustavo Gutiérrez. Por otro lado, Las Fuentes se hizo con el primer premio del concurso de rondas celebrado ayer. En segundo lugar quedó El Midiaju, seguida por Pico Cordel, El Liguerucu, La Laguna y La Pozona. En cuanto a las rondas juveniles, el primer premio fue para El Cierzu, seguidos por Los Chicus.

Tras la entrega de premios, la última verbena de las fiestas, en la Plaza de España, pusieron el punto final a estas fiestas de San Mateo. El Día de Campoo, y su desfile de carretas típicas, volvió a ser un sentido homenaje a las costumbres y tradiciones de la comarca campurriana, una jornada de hermanamiento de los pueblos del sur de Cantabria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos