Encuentran cocaína, éxtasis y potenciadores sexuales al desmantelar una plantación de marihuana en Sonabia

Parte de lo intervenido en la casa de Sonabia./OPC
Parte de lo intervenido en la casa de Sonabia. / OPC

El inquilino, de 33 años de edad, tenía también una máquina artesanal para fabricar hachís y su casa estaba enganchada ilegalmente a la luz

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Agentes de la Guardia Civil de Cantabria han encontrado un variado compendio de drogas y armas dentro de una casa de Sonabia (Castro Urdiales) en la que, en realidad, esperaban hallar solo una plantación de marihuana. El inquilino de la vivienda, G.V.A. de 33 años de edad, ha sido detenido tras localizarle 320 plantas, todas las máquinas necesarias para obtener varias cosechas al año, y distintas cantidades de marihuana, éxtasis, hachís, cocaína, ketamina y hasta potenciadores sexuales y otros fármacos sin el preceptivo control sanitario. Además de por todo ello, también tendrá que responder por un presunto delito de defraudación de fluido eléctrico para la alimentación energética del entramado de la plantación.

Guardia Civil

La Guardia Civil comenzó una investigación a finales de enero sobre un hombre que se sospechaba podía dedicarse al tráfico de drogas en Castro Urdiales y Vizcaya. Al vigilarlo pudieron ubicarle en una vivienda de Sonabia de la que hacía uso en régimen de alquiler.

Durante la mañana del pasado 11 de abril se explotó la investigación, procediendo al registro de la casa, donde se encontró una plantación 'indoor' en fase de crecimiento, interviniendo casi 320 plantas de marihuana. Durante el registró localizaron diferentes paquetes de cogollos envasados al vacío y preparados para su distribución. Estos paquetes, junto a otros envases con más cogollos, ascienden a casi 5.000 gramos de marihuana, sospechando los agentes que esta cantidad es fruto de otra cosecha ya recolectada.

Guardia Civil

También fue significativo el hallazgo de una máquina artesanal para la elaboración de hachís y unos 125 gramos de esta sustancia, posiblemente preparados con tal artefacto. A este estupefaciente se le sumaron más de 130 pastillas de éxtasis, así como pequeñas cantidades de cocaína y ketamina, junto con una báscula de precisión.

También se localizó, no descartándose que fuera utilizado para su distribución, 13 comprimidos y un frasco con líquido, ambos como supuestos potenciadores sexuales, procedentes del mercado ilícito y sin los preceptivos controles sanitarios.

Por último, en el registro los agentes encontraron una pistola eléctrica, un juego de grilletes, una defensa extensible y un puño americano, siendo intervenido todo ello.

Esta investigación fue desarrollada por efectivos de la Guardia Civil de los Equipos de Policía Judicial de Castro Urdiales y Laredo, con el apoyo del Seprona de Ramales de la Victoria.