Desalojado un edificio en el centro de Castro Urdiales por riesgo de derrumbe

Desalojado un edificio en el centro de Castro Urdiales por riesgo de derrumbe
Samira Hidalgo

Una trabajadora de La Despensa del Tabernario, uno de los locales comerciales del edificio Torre Vitoria, resultó herida leve al pisar y hundirse una parte del suelo del establecimiento

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

Un total de cinco personas fueron desalojadas en la mañana del sábado por los bomberos y la Policía Local del edificio Torre Vitoria de Castro Urdiales ante el peligro de derrumbe. Las alarmas saltaron tras generarse un socavón en La Despensa del Tabernario, uno de los establecimientos de la parte baja del edificio. Al llegar al local una de las trabajadoras y poner el pie en el mismo, el suelo cedió, abriéndose un agujero. La mujer resultó herida leve (cervicalgia y trauma en una muñeca) y fue trasladada al Hospital de Laredo por la DYA.

El edificio Torre Vitoria es una construcción ubicada en el centro de Castro Urdiales, junto al puerto, y puesta en pie en el último tercio del siglo XIX. Los desalojados fueron cuatro trabajadores de los locales comerciales existentes en la planta inferior del bloque y un vecino de la zona de las viviendas, los que en ese momento se encontraban en el edificio. Según explica el director del parque de bomberos de Castro, Diego Alonso, los propietarios ya conocían el «mal estado del edificio, por lo que ya habían contactado con un arquitecto anteriormente. No les ha pillado por sorpresa».

Precisamente fue el propio responsable del parque de bomberos castreño quien se puso en contacto con el ingeniero municipal y juntos valoraron de «urgencia» el estado de edificio. «Hemos bajado al sótano. En principio, la zona que está más afectada es la que se encuentra debajo del bar El Faro. Pensando en el peso de la barra y ante el riesgo que se llene de gente hemos preferido ser prudentes y desalojar», afirmó. «Hemos visto que se han abierto grietas en el edificio y que esta noche» –por la del viernes al sábado, se refería– «ha debido de desplomarse parte del falso techo del sótano existente debajo del bar. También creemos que se ha podido mover el edificio, algo que se observa en las grietas existentes dentro de La Despensa del Tabernario, cuyas paredes son de yeso y se pueden ver muy bien», explicó Alonso.

Con este escenario, el equipo de bomberos se presentó en el lugar para apuntalar el dintel de la puerta de entrada del establecimiento, ya que «presentaba piedras sueltas» y «colocar algunos testigos para ver si avanzan las grietas y se mueve más el edificio». «No vamos a apuntalar la parte de abajo porque podemos mover elementos estructurales y tener un accidente nosotros. Incluso valoramos aligerar el peso del bar quitando botellas y neveras, pero es arriesgado para el personal y finalmente no lo vamos a hacer», añadió el responsable del parque de bomberos. Además de estas medidas, se procedió al corte de agua y de gas para evitar otras complicaciones.

Grietas en la fachada

Las tareas continuarán mañana, lunes, con una valoración «más minuciosa por parte de los técnicos municipales». Por ello, el edificio estará desalojado «como mínimo» hasta mañana. Según explicó el director del parque de bomberos, la primera valoración que ha hecho el ingeniero, a falta de contrastar, señala la existencia de grietas en las fachadas, lo que nos indica que puede estar moviéndose todo el edificio, por eso preferimos ser exagerados y prudentes», concluyó.

Por su parte, el técnico de emergencias de la DYA, Ieneko Saratxaga, señaló a este periódico que tras desplazarse al lugar del aviso «atendimos a la herida, la valoramos y la trasladamos al Hospital de Laredo, con unas heridas leves en principio, a la espera de confirmación», indicó Saratxaga. Otra de las afectadas es Ana de Diego, gerente del bar El Faro, quien declaró estar «preocupada por la situación», aunque reconoció saber que «tarde o temprano iba a pasar algo, porque es un edificio muy viejo». «La parte de debajo de mi local pertenece al establecimiento de al lado y en mi local aparentemente no ha pasado nada, pero es algo que afecta a todo el edificio», explicó De Diego.

A las 14.35 horas de ayer se normalizaba la situación tras haber procedido al vallado del perímetro del edificio. Ahora toca esperar a las conclusiones que saquen los técnicos mañana, lunes.