Después de 25 años Villaverde vuelve a contar con una tienda de ultramarinos

El local, que llevaba 25 años cerrado, se encuentra en el centro de Valle de Villaverde. /DM .
El local, que llevaba 25 años cerrado, se encuentra en el centro de Valle de Villaverde. / DM .

El establecimiento, que se encuentra en el centro del pueblo, se une a la oferta comercial del municipio

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

El antiguo establecimiento que albergaba la única tienda de ultramarinos de Valle de Villaverde abrió de nuevo sus puertas el pasado 14 de septiembre. De este manera, y 25 años después, los vecinos vuelven a contar con este servicio que les facilita la compra de cada día, ya que antes de su apertura tenían que esperar a que llegasen las furgonetas de venta ambulante o acercarse al supermercado más próximo, situado en la localidad vizcaína de Zalla, a 15 kilómetros de Valle de Villaverde, o yendo hasta Guriezo para poder adquirir productos de alimentación y para el hogar. El supermercado se une así a la oferta comercial del municipio, compuesta por restaurantes, bares, una farmacia, una autoescuela y un banco que ahora permanece cerrado.

«Los vecinos pueden comprar un poco de todo para dar servicio al pueblo, como productos de alimentación, charcutería, bollería, pan, fruta, verduras y productos de limpieza», indicó Pilar Alcedo, vecina de Valle de Villaverde y propietaria de Valledenda, indicando que también apunta cosas que le piden los clientes para ir ampliando poco a poco la oferta de artículos. «He empezado con respeto para ver cómo iba todo. Voy viendo las necesidades de la gente, porque son muchas cosas y puede haber algo que se me haya escapado», comentó la propietaria.

La nueva tienda se complementa con los servicios comerciales que había antes: «También siguen pasando las furgonetas ambulantes y los panaderos por las casas y la gente continúa comprando también allí porque son diferentes mercados y en la furgoneta igual compran una cosa y aquí otra», indicó Alcedo.

El establecimiento era en sus tiempos una tienda típica de ultramarinos de toda la vida, con bar incluido, un local que los dueños han reformado con un estilo rústico y que ahora es un punto de unión entre los vecinos, tal y como explicó la propietaria: «Es un cambio para el pueblo. El ultramarinos da más vidilla porque quieras o no, sales, es más fácil coincidir y los vecinos se juntan y charlan un rato, sobre todo las mujeres, porque los hombres suelen verse más en el bar».

La idea de poner en marcha este negocio surgió porque la propietaria trabajaba fuera de casa y el local siempre les pareció que estaba «muy bien situado»: «Está cerquita del bar, y no había nada parecido en el pueblo. Yo, que siempre he estado trabajando fuera de casa, pasaba por el hipermercado y llegaba a casa y me daba cuenta de que igual se me había olvidado comprar algo y daba pena no tener en el pueblo una tienda donde poder comprar lo que te faltaba. Siempre pensábamos que era una pena que no hubiese nada en el pueblo así».

Con la puesta en venta del local, la propietaria decidió comprarlo y poner en marcha el negocio, que describió como «necesario» por su propia experiencia: «Surgió que se vendía este local, nos animamos a comprarlo y reformarlo porque llevaba 25 años cerrado, y nos pareció una buena idea».

Las primeras impresiones

Alcedo, que ya va recogiendo las primeras impresiones de sus vecinos, declaró estar «muy contenta con la acogida». «La gente me dice que recuerda cuando el local era la tienda del pueblo, que es muy buena idea volver a ponerlo en marcha porque es un sitio en el que no somos muchos y los vecinos van entrando y viniendo. Me dicen que menos mal, que ya era hora de que hubiese algo así, como por ejemplo la charcutería, que son cosas de diario y que hace falta comprar», destacó Alcedo. Y es que, aunque el local solo lleva dos semanas abierto, la propietaria del ultramarinos reconoció que ya cuenta con «clientes habituales»

Este nuevo negocio, que abre sus puertas de lunes a sábado, está a disposición de los vecinos los lunes en horario de tarde; de martes a viernes en horario de mañana y tarde y los sábados en horario de mañana, habiendo más afluencia de clientes de cara al fin de semana, según indicó la propietaria, algo que seguramente se incrementará con la llegada de veraneantes y visitantes.

 

Fotos

Vídeos