Arranca la recuperación del puente de hierro sobre la Ría de Solía

Los trabajos en el puente de hierro han comenzado hace escasas semanas. /Roberto Ruiz
Los trabajos en el puente de hierro han comenzado hace escasas semanas. / Roberto Ruiz

El Gobierno de Cantabria ha iniciado los trabajos de rehabilitación de la estructura, que permanecerá cerrada al paso durante los próximos meses

Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDOEl Astillero

La Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria ha iniciado ya los trabajos de recuperación del puente de hierro sobre la Ría de Solía (carril-bici El Astillero/Obregón), una actuación anunciada hace más de un año que pretende devolver a la estructura su seguridad y garantías de paso. Durante los trabajos, el puente permanecerá cerrado al público durante un plazo no superior a los tres meses.

Según indicó recientemente el Ayuntamiento astillerense en un comunicado, las condiciones climatológicas han condicionado el inicio de esta obra, que se ha erigido como una de las principales demandas para los Consistorios de El Astillero y de Villaescusa.

La rehabilitación del viejo puente de hierro es una obra financiada por la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria dado el importante deterioro que presentaba debido al paso de tiempo. Tan es así que, como medida cautelar, el Gobierno decidió cerrar al tránsito la estructura antes y incluso de que dieran comienzo los trabajos.

El puente de hierro fue adquirido por el Ayuntamiento de El Astillero en el año 1983

Este puente fue adquirido por el Ayuntamiento de El Astillero en el año 1983 y a pesar de que en su día se planteó su sustitución, se decidió presentar un proyecto de rehabilitación, ya que es un símbolo de la actividad minera, del transporte y del centro neurálgico que El Astillero ha significado tradicionalmente en el arco de la bahía. El viejo puente de hierro sobre la ría de Solía formó parte de la vía férrea Astillero-Ontaneda entre 1905 y 1973.

Ahora, como camino alternativo entre El Astillero y Villaescusa, se propone la utilización del carril-bici o carril minero de Obregón que discurre entre Morero (El Astillero) y Solía (Villaescusa).

El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, visitó el pasado año esta infraestructura junto con el alcalde de El Astillero, Francisco Ortiz, plasmando con ello su compromiso de iniciar la restauración.

Martín reconoció que el puente presentaba un «importante deterioro» debido al paso de tiempo y a la cercanía de la mar y que su reparación y rehabilitación fue una petición del ayuntamiento astillerense y el de Villaescusa, con el fin de mejorar la imagen para potenciar el turismo activo. La restauración y mejora de este puente -dijo- es un elemento fundamental para conectar por medio de carril bici Astillero con Villaescusa y luego, desde Santa María de Cayón, poder ir en bicicleta hasta Ontaneda.

Además, y según señaló el consejero de Turismo, el puente forma parte del tramo inicial del carril bici que en un futuro uniría Santander con Burgos, «Siempre que nuestros deseos se conviertan en realidad», señaló Martín.

En ese sentido, recordó que en el caso de que el Ministerio de Fomento rehabilite el Túnel de la Engaña y lo adapte a carril bici, y en caso de que el Ministerio de Medio Ambiente prolongue su proyecto de carril bici que hoy en día une Burgos con la boca sur del túnel de la Engaña, se podía contar con uno de los mejores carriles bici de España, ya que una vez reparado el túnel, se atravesase la Engaña y se conectase con Alceda, pasando por Vega de Pas, se conseguiría que con pocos kilómetros un ciclista pudiera hacer el recorrido entre Santander y Burgos.

Martín destacó el gran potencial turístico de este proyecto y la recuperación de la memoria histórica «de lo que fue, o mejor dicho, de lo que no llegó a ser nunca, el ferrocarril Santander-Mediterráneo».

Por su parte, el alcalde agradeció al consejero el interés por el proyecto y recordó que a pesar de que en su día se planteó su sustitución, se decidió presentar un proyecto de rehabilitación, ya que, según Ortiz, «el puente es un símbolo del transporte, la actividad minera, y del centro neurálgico que El Astillero ha significado tradicionalmente en el arco de la Bahía.

 

Fotos

Vídeos