Laredo alumbra un colectivo de mujeres

Integrantes del grupo de trabajo de la asociación en una entrevista en Radio Laredo /AMIL
Integrantes del grupo de trabajo de la asociación en una entrevista en Radio Laredo / AMIL

Un total de 40 vecinas integran la Asociación de Mujeres Independientes de Laredo, que este mes pondrá en marcha una serie de talleres y actividades

Abel Verano
ABEL VERANOLaredo

En Laredo, un municipio de 11.000 habitantes en el que hay un importante número de asociaciones y colectivos, faltaba uno que ahora se ha creado de la mano de varias vecinas y que es específicamente de mujeres, aunque para ciertas actividades también está abierto a los hombres. Se trata de la Asociación de Mujeres Independientes de Laredo (AMIL), que se constituyó hace unos meses y que ya ha aparecido en diversos actos públicos, aunque no será hasta el próximo 7 de marzo, una día antes de la celebración del Día de la Mujer Trabajadora, cuando realicen un acto público para presentarse oficialmente ante los vecinos.

Mercedes Fernández es la presidenta del colectivo, aunque deja claro que no le gusta que se diferencie entre los cargos directivos de la asociación y el resto de asociadas -ahora mismo son unas 40-, «ya que aquí lo importante es el grupo».

Cuenta que la idea de crear este colectivo partió de un grupo de vecinas que entendieron que en Laredo faltaba un colectivo como este, al igual que lo hay en otras localidades de la comarca oriental como es el caso de Colindres, Noja, Escalante o Castro Urdiales, donde reside la Asociación de Mujeres Atalaya, la más grande de mujeres de toda la región con más de 3.000 asociadas. Precisamente, el nuevo colectivo pejino se ha fijado en el castreño, con el que comparten ideas, para poder realizar iniciativas.

«Esta asociación es transversal e integradora. Cada mujer tiene su propia ideología» Mercedes Fernández | Presidenta de AMIL

«La verdad es que ha costado mucho crear la asociación», reconoce Fernández por todos los trámites que han tenido que realizar. Dice que la asociación agrupa a una serie de vecinas con diferentes inquietudes y con ganas de hacer actividades para compartir y pasar el rato. «Somos mujeres muy diversas, de una edad media desde los 46 a los 63, que tengo yo, y de diferentes perfiles». De hecho, a la presidenta de AMIL no le gusta ese estereotipo de que los colectivos de mujeres son de izquierdas. «Aquí cada una tiene su ideología. Queremos desmitificar ese prejuicio. Esta asociación es transversal e integradora. No queremos que se nos relacionen con ningún partido político. Esta asociación es social, liberal y plural», dice.

Fernández asegura que este colectivo pretende abarcar el ámbito «social y local» del municipio. En la actualidad utilizan un local situado en la Casa del Mar, de 17.00 a 21.00 horas, para reunirse y realizar cualquier actividad, aunque es este mes cuando comienzan los talleres y actividades que van a desarrollar durante este año: informática, restauración de muebles, pintura en tienda, pintura en cristal, taller de cuero, taller de fofuchas -que es para trabajar la Goma Eva-, corte y confección, zumba y pilates (lo realizarán en el polideportivo)... «Y luego tenemos senderismo, que la idea es quedar un domingo cada mes. Ya estamos preparando una salida al nacimiento del Asón. Pasar el día, comer allí y hacer una ruta con una guía forestal». «Se trata de una alternativa que está abierta a la gente en general, no solo a las mujeres que integramos el colectivo. Pueden venir maridos, hijos, etc. Esta asociación, a diferencia por ejemplo de la de Castro, cuyas actividades van dirigidas únicamente a las asociadas, está abierta también a que participen hombres, en ciertas actividades (como los bailes de salón), aunque no pueden ser socios porque entonces sería una asociación mixta».

«Queremos abarcar el ámbito social y local y que las mujeres se socialicen y salgan de casa»

Fernández dice que en cada taller hay un periodo de 15 días de prueba (ahora en enero son gratis) para que cada mujer vea si le interesa o no la actividad. Cada taller tiene un coste de 15 euros al mes, cobrando cada profesora 15 euros la hora.

Beneficios

Fernández comenta que más que haber una junta directiva que coordina la asociación, lo que hay es una grupo de trabajo integrado por ocho mujeres que son las que se hacen cargo de la gestión. «Aquí nos gusta hablar de grupo, de colectivo, cualquier socia puede aportar ideas o proponer actividades, aunque tenga que haber un grupo que se haga cargo de gestionar».

La presidenta de AMIL destaca los beneficios de formar parte de este colectivo, cuyo único requisito es pagar 25 euros al año de cuota (los teléfonos para inscribirse en el colectivo son 630 489 142 y 667 388 593). «Con estas actividades que vamos a poner en marcha este mismo mes lo que pretendemos es que las mujeres se socialicen, que salgan de casa». Antes, dice que los Servicios Sociales de Laredo mandaban a Castro a ciertas mujeres que se habían quedado viudas o vivían solas, «pero ahora este colectivo es el mejor sitio para que se integren y se relacionen con otras mujeres».

Fernández abre la puerta del colectivo no solo a las vecinas de Laredo sino a otras mujeres que procedan de diferentes localidades y que, por cualquier circunstancia, quieran participar en las actividades que promueven.

 

Fotos

Vídeos