Laredo impulsa el modelismo naval

La muestra organizada este año se ha dedicado especialmente a barcos o dioramas o figuras de plástico y barcos de la Armada Española en cualquier material./Abel Verano
La muestra organizada este año se ha dedicado especialmente a barcos o dioramas o figuras de plástico y barcos de la Armada Española en cualquier material. / Abel Verano

La asociación Amonaval organizó una novedosa exposición de maquetas de plástico y barcos de la Armada Española, así como un ciclo de conferencias

Abel Verano
ABEL VERANOLaredo

La Asociación de Modelismo Naval de Laredo (Amonaval) trabaja cada año para compartir y dar a conocer una afición y entretenimiento entre los vecinos de la villa pejina. Los cerca de veinte socios de este colectivo pretenden que el modelismo naval sea un hobbie más entre los jóvenes del municipio e incluso de los alrededores de Laredo, pero son conscientes de que la tarea es complicada.

Y es que frente a este tipo de afición o entretenimiento están los videjuegos o la consolas, principal atractivo entre los jóvenes junto a los 'smartphone'. A pesar de que la misión es casi imposible, este colectivo laredano no tira la toalla. Y este año ha visto un rayo de luz gracias a la decimoquinta exposición que ha organizado la semana pasada, coincidiendo con el 'puente de la Constitución', en la Casa del Mar. Como novedad, este año solamente se admitían barcos o dioramas o figuras de plástico y barcos de la Armada Española en cualquier material, pero no el resto de barcos de madera.

La idea era romper con la tendencia de las últimas ediciones, en las que, a pesar de que se presentaban barcos o trabajos nuevos cada año, para algunos, los menos entendidos, «parecía que siempre era los mismo», según comenta Marcos Pérez, secretario de Amonaval, que se muestra satisfecho con la gran aceptación que ha tenido este año la apuesto novedosa que ha realizado el colectivo al que pertenece. «Gracias a esta exposición nos hemos enterado de que en Santoña hay una asociación que se dedica a elaborar maquetas en plástico, con lo que hemos ganado un socio».

«El modelismo naval relaja y te permite conseguir una destreza manual y conocer más sobre la historia» Marcos Pérez | Secretario de Amonaval

A pesar de que la cantidad de maquetas no ha sido en cuanto a número como la de años anteriores, el secretario de Amonaval se muestra satisfecho porque ha participado gente de diferentes lugares como Valladolid, Burgos, Palencia, País Vasco, Cantabria... «Además de las maquetas de barcos hemos tenido figuras, vehículos de infantería, etc. Al principio la gente se extraña algo, pero al final han quedado muy contentos porque era algo diferente a lo habitual».

Pérez reconoce que han tenido que recurrir a gente de fuera de Cantabria para dar contenido a la exposición ya que con lo que hay en la región no les hubiese llegado para completar una muestra digna. Además, el tema naval no es de lo que más hay porque es «lo más complicado».

El secretario de Amonaval asegura que la intención del colectivo sigue siendo la de incorporar nuevos socios, gente que quiera «coger el relevo», y, sobre todo, que quiera aprender. «Si no entra gente joven esto se muere. Porque al final no va a haber gente que enseñe», lamenta, al tiempo que asegura que el colectivo tiene un taller donde poder elaborar sus trabajos y enseñar a los que lo deseen. «Tenemos mucha información y planos para poder elaborar maquetas... Y se va a perder».

Hasta el momento han organizado algún curso de maquetas de encaje, han regalado maquetas... pero no ha sido suficiente para que los jóvenes se sientan atraidos.

Antiestrés

Pérez es consciente de que 'enganchar' a un joven de 14 años para se inicie en este mundo es complicado, «porque probablemente en dos años los dejaría». «Pero los que se inician a partir de esa edad, cuando pasen unos años, probablemente se reenganchen de nuevo, ya que es una afición apasionante».

«Queremos que el concurso de relatos cortos navales sea de carácter internacional» José Manuel Rivas | Presidente de Amonaval

Y no solo eso, puesto que entre los beneficios del modelismo también está la relajación ante una sociedad frenética en la que apenas tenemos tiempo para nada. «Yo trabajo en la hostelería y cuando salgo de trabajar, a veces de malhumor, me pongo media hora a trabajar en una maqueta y me libero de todo el estrés. Pierdes la conciencia del tiempo». Pero hay más, porque el secretario de Amonaval asegura que con el modelismo también se gana destreza manual, además de ampliar los conocimientos en historia. «Cuando elaboras un barco, quieres conocer su historia para contársela a los demás. Al final lo utiliza para presumir». «Cualquier persona puede animarse, no se requiere más que ganas».

Concurso de relato corto

Otra de la novedades que ha incorporado este año Amonaval ha sido la organización del primero concurso de relato corto naval, al que se han presentado 47 trabajos, según señaló en la entrega de premios el presidente del colectivo, José Manuel Rivas, quien avanzó que «el año que viene se intentará que el certamen sea de carácter internacional». El ganador ha sido Jesús María Lizárraga, de San Sebastián, pero no pudo acudir al acto por un motivo de salud y dada su avanzada edad. Con los relatos de los diez finalistas se ha confeccionado un libro que Amonaval entregó a todos ellos.