Viviendas para personas con discapacidad intelectual en la Puebla Vieja de Laredo

Autoridades regionales y locales, junto a los responsables de Ampros. :/DM .
Autoridades regionales y locales, junto a los responsables de Ampros. : / DM .

Ampros avanza en su proyecto para integrar a las personas que lo necesiten en un entorno inclusivo

INÉS CASTRESANA Laredo

La asociación cántabra Ampros avanza en su proyecto de vivienda residencial para personas con discapacidad intelectual en la Puebla Vieja de Laredo, que se pondrá en funcionamiento en breve, tras la conclusión de las obras, que ya se encuentran muy avanzadas.

Se trata de un proyecto innovador que plantea disponer de una residencia integrada en un edificio comunitario, para que las personas con discapacidad intelectual puedan vivir en un entorno absolutamente inclusivo y, por tanto, puedan participar de este entorno «de primera mano», ha explicado la Asociación en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual.

Roberto Álvarez, gerente de la asociación, recordaba que «las obras están bastante avanzadas y las hemos visitado hace pocos días; pudimos ver que el proyecto pueda acabarse a principios o mediados de mayo».

«El proyecto puede acabarse a principios o mediados de mayo», dice Roberto Álvarez

En este sentido, Ampros ha señalado que no conoce la existencia en España de proyectos de estas características, en Europa sí hay alguna iniciativa similar, y de ahí la importancia de este proyecto que «permite cerrar el círculo» en el modelo de red de apoyos que defiende la asociación. Y es que, para Ampros, el objetivo es que la persona con discapacidad intelectual conviva en entornos «lo más comunitarios posibles». Lo que se pretende es que los usuarios vivan «como vivimos cualquier otra persona».

Este proyecto es fruto del acuerdo entre Ampros y el Gobierno de Cantabria por el cual la organización ha adquirido en propiedad casi 400 metros cuadrados correspondientes a cuatro locales de uno de los edificios de la promoción de Viviendas de Protección Oficial de la Calle Ruayusera, 13, en la Puebla Vieja de Laredo. En virtud de este acuerdo, la entidad pública Gesvican, dependiente de la Consejería de Obras Públicas, está llevando a cabo las actuaciones de acondicionamiento necesarias para adecuar la vivienda residencial, que próximamente se pondrá en funcionamiento gracias también a la cofinanciación de la Fundación ONCE y que contará con las plazas concertadas con el Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS). «Como todo, es un conjunto de alianzas, viviendas construidas con un acuerdo con Gesvicán, con la ayuda económica de la ONCE y después, una vez que el proyecto esté finalizado, será el ICASS, quien se comprometa a poner en funcionamiento las plazas concertadas», explica el gerente.

La vivienda está diseñada para 12 plazas y cuenta con 8 dormitorios individuales y 2 dobles, 8 baños adaptados, sala de estar, salón comedor con cocina, zona de administración y zona de lavado. «Lo que pretendemos es dar alojamiento de manera tutelada, a un adocena de personas», insiste Álvarez.

Estas viviendas en el corazón de la Puebla Vieja vienen a sumarse a la labor que ya realiza Ampros en esta zona de Cantabria en la que ya gestiona un centro de atención de día para personas con más necesidades de apoyo y un centro ocupacional dirigido a «promocionar la capacitación laboral de las personas». «Ampros lleva funcionando en Laredo más de 40 años; tenemos dos centros en funcionamiento, concretamente en el Pontón, en el polígono: un centro ocupacional en el que atendemos a más de 30 personas y hace diez años pusimos en marcha el centro de día, un centro bastante modero y referente, en el que atendemos a diez personas», recordaba Álvarez.

Entre los objetivos que Ampros tiene marcados figuran el fomento del ocio y también la promoción del empleo. «Los centro de día y ocupacionales se suman a las viviendas y cierran el círculo, damos una atención más especializada», insistía. En cuanto al fomento del empleo en personas con discapacidad intelectual, desde la gerencia explican que son varios los proyectos que ya están en marcha como el acuerdo al que se llegó con el ayuntamiento de Laredo y que permitió que los usuarios renovasen parte del mobiliario urbano. «Buscamos siempre proyectos inclusivos y lo más comunitarios posibles y el proyecto de las viviendas no sólo es desarrollar el proyecto de micro residencia sino poner en marcha tres viviendas para personas que tienen más autonomía», finalizaba Álvarez.