Los ecologistas denuncian una batida de lobos «ilegal» este lunes en Picos de Europa

Imagen de archivo de un l/V. Hache
Imagen de archivo de un l / V. Hache

La asociación conservacionista pide la dimisión del codirector de la parte cántabra del Parque, Ángel Serdio

DM
DMSantander

Ecologistas en Acción ha denunciado que este lunes se celebró «una multitudinaria batida para cazar lobos» en la vertiente cántabra del Parque Nacional de Picos de Europa. Los conservacionistas desconocen cuál fue el resultado.

La organización ha reclamado en un comunicado, recogido por Europa Press, la suspensión de los controles de lobos en el Parque, la dimisión de Ángel Serdio, codirector por Cantabria del mismo y jefe de Conservación de la Naturaleza del Gobierno regional, y una gestión basada en estudios «rigurosos».

La denuncia parte después de que Ecologistas en Acción tuviera conocimiento de que entre 50 y 100 personas participaron en la cacería en la que hubo de vecinos de Camaleño que, sin contar con licencia de armas, actuaban como «batidores». Según los conservacionistas, participaron «unos 30 cazadores locales, dos trabajadores laborales de uso público del Parque Nacional Picos de Europa sin autorización para el uso de armas de fuego en el ejercicio de sus funciones y técnicos auxiliares de la Consejería de Medio Natural, que actuaron como tiradores».

Esto se habría producido, según ellos, en una zona «crítica» para la conservación de especies como el urogallo cantábrico o el oso pardo, así como otras protegidas de flora y fauna. «Esta no es una actuación de control letal de lobos puntual, sino que se trata de una práctica habitual en la vertiente cántabra del Parque», señalan.

Ecologistas en Acción ha censurado también que hace una semana se abatió una loba parida en una cacería idéntica a la del lunes y el primer fin de semana de diciembre se mató otra en una batida ordinaria de jabalí.

Desde esta confederación se plantean presentar una demanda judicial puesto que «estas actuaciones, aunque autorizadas por el codirector del Parque Nacional en Cantabria, se consideran ilegales debido a múltiples motivos». En primer lugar, apuntan, porque «se trata de batidas clandestinas o secretas porque no son debidamente publicitadas, lo que provoca indefensión en la ciudadanía».

Las autorizaciones, recuerdan, «prohíben difundir imágenes o vídeos de las batidas o de lobos muertos, sin ninguna base legal y con el único objetivo de que no llegue a conocimiento de las organizaciones ecologistas», han apostillado. Y añaden que «se permite el uso de artes de caza prohibidos como los explosivos, cebaderos o visores nocturnos, no se especifica el personal autorizado en las resoluciones administrativas, no se buscan soluciones alternativas previas y tampoco se justifican con criterios técnicos ni científicos».

Según Ecologistas en Acción, desde 2015 algunos lobos abatidos en el Parque Nacional «lo fueron sin autorización, en ocasiones por guardas, otras en batidas organizadas por los ayuntamientos y jefes de comarca al margen de la dirección del Parque o en cacerías de jabalí donde se produjeron excesos de cupo y se mataron más lobos de lo permitido».