La Virgen de la Salud fue trasladada en andas a la parroquia de Pembes

Dos ancianas llevan a la Virgen de la Salud en andas a la salida de su ermita en Áliva camino de Pembes. Fotografía: Pedro Álvarez/
Dos ancianas llevan a la Virgen de la Salud en andas a la salida de su ermita en Áliva camino de Pembes. Fotografía: Pedro Álvarez

Desde su ermita en las praderías de Áliva en pleno corazón de Picos de Europa

PEDRO ÁLVAREZPembes

Devotos de la Virgen de la Salud, muy venerada en el municipio de Camaleño, trasladaron hoy la imagen en andas procesionales, desde su ermita en las praderías de Áliva, entre Campomayor y Campomenor, hasta la iglesia parroquial de la localidad de Pembes, donde permanecerá durante todo el invierno hasta el mes de junio de 2019, que regresará de nuevo a la ermita antes de la celebración de la fiesta en su honor.

A las 11.30 horas, en la ermita, se inició una misa oficiada por el franciscano Oscar Solloa, asistiendo muchos devotos que subieron andando o en vehículos. Concluida la celebración religiosa y después de la veneración y canto de la Salve, se inició la procesión, llevando a la imagen en andas procesionales hasta la iglesia parroquial de Pembes, realizándose varias paradas durante el recorrido, en una mañana con cielos despejados y agradable temperatura.

Al llegar a la localidad de Pembes, ancianos del pueblo esperaban a la imagen y cogieron a la Virgen para llevarla hasta la entrada de la iglesia, donde se cantó el Himno en su honor, antes de introducirla en el interior del templo. Posteriormente, las vecinas y Junta Vecinal invitaron a devotos y romeros a un aperitivo.

 

Fotos

Vídeos