Altamira celebra su mayoría de edad

Altamira celebra su mayoría de edad
J. Cutillas

El Museo Nacional y Centro de Investigación ha recibido a casi cinco millones de visitantes en estos 18 años

DM .
DM .Santander

El Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira celebra este miércoles su 18 aniversario, periodo en el que este centro ha recibido a 4.965.700 visitantes, lo que le ha permitido situarse entre los tres museos de titularidad estatal que más interés despierta entre los ciudadanos.

La efeméride será celebrada el miércoles, a partir de las 19.30 horas, con un concierto gratuito pero de aforo limitado de la banda cántabra de 'heavy' metal CrystalMoors, creadores del 'Cantabrian Pagan Metal', una mezcla de 'death/black' con toques de folk cántabro.

Según informa este lunes el Museo de Altamira, este centro cultural se ha mantenido durante todos estos años como uno de los museos del Ministerio de Cultura más conocido entre los visitantes de la red de museos estatales, con una visita calificada con un grado de satisfacción alto para cerca del 70 por ciento de las personas que lo visitan.

Además, el 20 % de público que visita Altamira procede de países extranjeros, sobre todo Francia, Estados Unidos, Italia, Alemania y Reino Unido.

El Museo y Centro Nacional de Investigación está situado a unos 300 metros de la cueva que contiene unas de las pinturas más conocidas del arte rupestre mundial -los famosos bisontes de Altamira-.

Su construcción fue posible con las aportaciones de la Administración central, que invirtió 3.007 millones de pesetas (unos 18 millones de euros), el Gobierno de Cantabria -que destinó 500 millones de pesetas (más de 3 millones de euros)- y La Fundación Botín -con casi 4 millones de euros (más de 600 millones de las antiguas pesetas)-, además de otros patrocinadores.

Este museo contiene la reproducción de las pinturas del techo de polícromos de la cueva original, realizada por los investigadores Pedro Saura y Matilde Muzquiz, que dedicaron tres años a recrear las imágenes utilizando las mismas técnicas que usaron los artistas del Paleolítico hace 14.500 años.

El Museo de Altamira, con una superficie de 160.000 metros cuadrados, está dotado, además, de un laboratorio de restauración, cuya función principal es garantizar la conservación preventiva de las piezas que custodia y facilitar su estudio, y una biblioteca, que posee un fondo especializado en Prehistoria y Arte Rupestre de más de 14.000 volúmenes.

El edificio que alberga estas instalaciones fue diseñado por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg.

Una veintena de actividades culturales, que incluyen talleres para conocer el bosque, el paisaje y el herbario de las cercanías de la cueva, junto a exposiciones, conciertos musicales o itinerarios para familias. Así ha diseñado el Museo su verano.

Innovación

El pasado mes de mayo, el Museo anunciaba una nueva herramienta para acercarse a los secretos de la cavidad.

La aplicación, 'Second Canvas Museo de Altamira', que forma parte del proyecto scModules de Madpixel, cofinanciado por el programa H2020 de la Unión Europea, permite adentrarse en 28 de las piezas de excelencia de la colección, ha informado el Museo en nota de prensa.

Diecinueve de estos objetos podrán visualizarse en 3D, lo que facilitará la percepción total de cada uno de sus detalles artísticos y técnicos mediante la rotación en movimiento de las piezas, en su mayoría con decoración grabada, como bastones perforados, azagayas, omóplatos grabados o colgantes en diferentes formatos y materias como hueso, diente o piedra