Comienza la obra de la senda peatonal en la carretera del Nansa

La pasada semana se han iniciado las obras de la senda. /VC
La pasada semana se han iniciado las obras de la senda. / VC

La actuación, que cuenta con un presupuesto de 216.950 euros, se ejecuta entre Rábago y el mirador del embalse de Palombera

VICENTE CORTABITARTE HERRERÍAS.

La Consejería de Obras Públicas ha iniciado los trabajos de construcción de la senda peatonal que discurre paralela a la carretera autonómica CA-181, conocida como la carretera del Nansa, entre la localidad de Rábago y el mirador del embalse de Palombera, en un tramo de poco más de dos kilómetros de distancia que ejecuta la Unión Temporal de Empresas formada por Sercon y Api Movilidad, por un importe de adjudicación de 216.950 euros.

Actualmente, en parte de ese recorrido existe una senda pintada de rojo de apenas 70 centímetros de anchura, situada muy cercana a la calzada, con escasa señalización y sin balizamiento, por lo que se hacía necesario conectar las localidades de Rábago y Puente El Arrudo por las que discurre hasta unirla con el embalse de Palombera con un itinerario peatonal mucho más seguro como el que se ha comenzado a ejecutar que además se convertirá en un nuevo aliciente para disfrutar del paisaje y la belleza de esa zona del valle del Nansa.

La nueva senda peatonal contará con una anchura de 1,80 metros y estará separada de la carretera mediante una línea amarilla de 15 centímetros que ayudará a visibilizarla, en la que se introducirán bolardos de caucho con bandas reflectantes para balizarla y disuadir al conductor de acercarse a ella.

La nueva senda cuenta con dos zonas bien diferenciadas. En la primera ya existe en parte, por lo que solo requerirá pequeñas actuaciones para adecuarla a las mejoras establecidas en el proyecto. En la segunda zona se necesita una ampliación de la plataforma en zonas en la que hay un gran desnivel del terreno que, además, están próximas al cauce del río Nansa, por lo que requerirá soluciones particulares para la contención del terreno.

Al discurrir la senda en paralelo a la carretera CA-181 durante todo su desarrollo, se necesitará desplazar los actuales elementos de defensa existentes, como las barreras de seguridad, así como las cunetas longitudinales, prolongar las obras de paso inferiores y reubicar parte de la señalización.

La ejecución de esta obra requerirá el realizar siete actuaciones diferentes, según el tramo y la características del terreno.

En algunos puntos de gran desnivel será necesario construir muros de contención de hormigón, en otro será necesario realizar un desmonte de una zona rocosa y en otro lugar será necesario en hacer un voladizo para salvar un talud de elevada pendiente.

Para mejorar la permeabilidad peatonal en las localidades de Puente El Arrudo y Rábago se construirán dos pasos de peatones, realizando un rebaje de la acera existente. A ello se une las obras de ampliación de calzada y el pintado.