Comillas pasa a formar parte de la Red de Pueblos Mágicos de España

Fotografía aérea del centro de Comillas. /Javier Rosendo
Fotografía aérea del centro de Comillas. / Javier Rosendo

Es el primer municipio cántabro que logra una distinción que valora su potencial artístico y comparte con otras 42 localidades del país

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

Comillas es el primer municipio de Cantabria que entra a formar parte de la Red de Pueblos Mágicos de España. Es por sus plazas empedradas, por El Capricho, la iglesia, los monumentos que la divinizan o por la costa que abraza la villa de los arzobispos. Es por todo eso y por más que Comillas, la indiana, la bella, la modernista, la cultural, la que engatusa a los turistas, que piensan que nunca terminan de conocerla del todo y vuelven siempre, ha sido elegida para recibir este distintivo. La asociación, que se creó hace veinte años y tiene su sede en Granada, busca la magia identitaria de cada uno de los 42 pueblos que la componen. Comillas es de los primeros municipios del norte de España que se ha adherido, tras tres pueblos de Asturias y otro de Navarra. Lo primero que se tiene en cuenta a la hora de seleccionar un municipio para formar parte de la red «es que el turismo sea el catalizador de la villa», un requisito que Comillas cumple de sobra.

También es importante la restauración y la gastronomía, el entorno urbano, las dotaciones, el paisaje, el patrimonio histórico, que exista algún producto local predominante, la señalética o el número de habitantes (han de ser menos de cinco mil). «Comillas es de esos pueblos que aportan más a la red de lo que ésta va a recibir», explica el presidente de la Asociación, Francisco Martín. Su magia es ella misma. La elegancia con la que los monumentos apuntan al cielo. «Es impresionante y tiene casi de todo», señala. «No solo está ubicada en un paraje natural increíble, sino que además tiene playa, y todos los servicios necesarios para atender al turista en el ámbito de la hostelería, con una oferta gastronómica importante y tiendas para poder adquirir productos regionales (no hay producto local como tal)».

Aunque el turismo es uno de los puntos más importantes a la hora de ser seleccionado para formar parte de la red, la asociación lo contempla desde un punto de vista no invasivo. «No se trata solo de que el turismo sea el sector productivo predominante, sino de que sea compatible con otras formas de vida en el municipio, de manera que se no se creen disfunciones y se produzcan factores de repulsión territorial». Sucede por ejemplo cuando el turismo «encarece la vivienda, de forma que los más jóvenes no pueden costearse una casa en su lugar de nacimiento y se ven obligados a marcharse fuera». Por eso, apunta, «lo que pretendemos es que el turismo sea un factor complementario».

¿Sucede en Comillas? Según Francisco, sí. «La metodología a la hora de seleccionar los pueblos es acudir a visitarlos sin avisar a las autoridades locales y vivir la experiencia de visitar el municipio como haría cualquier turista, estudiando la zona detenidamente». Así lo hicieron y tras decidir que cumplía todos los requisitos, hablaron con la alcaldesa, Teresa Noceda, y el concejal de Turismo, Pedro Velarde, quienes se mostraron encantados de pasar a formar parte de esta red. A cambio de la gran promoción que recibe Comillas por formar parte de la asociación, el Ayuntamiento paga mil euros al año.