Fallece un operario de la Mancomunidad del Nansa cuando retiraba tierra de un argayo en Cabrojo

Punto en el que se ha producido el accdidente. / Javier Rosendo

La víctima, que tenía 56 años y era vecino de Celis, fue arrollada por el 'dumper' con el que apartaba material del lugar tras caer del vehículo en un acceso a la CA-182

DANIEL MARTINEZ | PILAR G. RUIZCabrojo | Santander

Las inundaciones que afectaron entre el 23 y el 24 de enero a casi la mitad de los municipios de Cantabria y causaron pérdidas de decenas millones de euros no dejaron daños personas. Ni heridos, ni fallecidos. Ahora, diez días después, el temporal se ha cobrado una vida de forma colateral: un operario que ayer por la mañana estaba retirando un argayo que había surgido en la CA-182 a causa de las fuertes lluvias en la localidad de Rionansa.

El hombre, de 56 años y vecino de Celis, conducía un 'dumper' –volquete de obra para el transporte– del que se cayó por causas que se desconocen y fue arrollado por el propio vehículo en un camino que da acceso a la carretera autonómica que une Cabuérniga y Puentenansa. José Luis Pérez Gutiérrez falleció prácticamente en el acto y se convierte, de esta forma, en la primera persona que muere en accidente laboral en Cantabria durante 2019.

«No sabemos si le habrá dado un mareo, si habrá sido un infarto, si se engancharía con la ropa, si se precipitó y no le dio tiempo a salir... Una pena, una pena», lamentaba horas después del suceso Francisco Linares, alcalde de Herrerías y responsable en estos momentos de la Mancomunidad de Municipios de Nansa, la institución para la que estaba trabajando.

Según concretó el regidor, Luis –así le conocían– realizaba labores en un argayo que había aparecido en el camino vecinal que da acceso a la localidad de Cabrojo. Toda la tierra que iba retirando con el dúmper la depositaba en otra zona, y fue en el transcurso de este trayecto, de unos cuantos cientos de metros, cuando ocurrió el trágico suceso. «Es una salida que hay en la carretera que va para Carmona. Bajas una cuesta, pasas un puente y llegas al sitio donde lo estaba echando», señalaba Linares, que, como la mayoría de habitantes en el valle, conocía perfectamente a la víctima. En su caso, además, le veía casi todos los días porque el fallecido residía muy cerca de su casa, en Celis, un pueblo que ayer estaba «totalmente consternado» por la noticia.

El primer muerto del año en accidente laboral llevaba un mes trabajando gracias a las ayudas para contratar desempleados

Al parecer, el fallecido entró en la cuesta descendente marcha atrás –como se recomienda para contrarrestar el peso de la carga que llevaba en la tolva– y avanzó durante unos metros. Pero a mitad de la pista se precipitó desde el vehículo con la mala suerte de que acabó justo debajo, entre los dos ejes. El aparato siguió descendiendo por la inercia de la marcha y finalmente la rueda delantera pasó por encima de su cuerpo. «Es un 'dumper' mediano, pero aun así es un bicho importante. Además, iba cargado y le pilló la parte que soportaba toda la carga. Son muchos kilos», señalaba desde el lugar del accidente uno de los operarios que acudió para remolcar el vehículo, que volcó algunos metros más abajo, cerca del puente sobre el río Quivierda.

Un vecino de Cabrojo –familiar lejano del fallecido– que estaba paseando con su perro se encontró con la escena. Primero vio el dúmper en el suelo apoyado sobre un lateral y después el cadáver. Fue alrededor de las 12.00 horas cuando se puso en contacto con el Centro de Coordinación del 112, que movilizó todo el dispositivo. Hasta el lugar se trasladó una cuadrilla de la Guardia Civil y también una ambulancia del 061, cuyos sanitarios al llegar tan solo pudieron certificar que el hombre se encontraba sin vida. A las 16.30 horas, una pala remolcó el vehículo y posteriormente se hizo cargo de él una grúa. También se desplazaron hasta el lugar miembros de la Inspección de Trabajo de la Delegación del Gobierno, que investigan lo sucedido.

El presidente de la Mancomunidad de Municipios del Nansa apunta que Luis había sido contratado por esta institución a través de la orden del Gobierno de Cantabria para desempleados. En el reparto por municipios, a él le habían destinado a Rionansa y llevaba alrededor de un mes realizando distintas tareas. Desde hace unos días su ocupación principal era la limpieza de argayos que, al igual que a la carretera autonómica, también habían afectado a otras vías locales.

Durante diez años había sido albañil en una empresa local y ahora tenía algo de ganado

Linares detalló que no era la primera vez que la víctima trabajaba gracias a este programa de la Consejería de Economía y Empleo destinada a parados, y que tenía alguna experiencia en el manejo de maquinaria de este tipo. Durante unos diez años Luis ejerció como albañil para una empresa de la zona que finalmente acabó cerrando. Actualmente, alternaba trabajos esporádicos con el cuidado de algo de ganado y con esta orden de subvenciones.

Impactados por la noticia

El accidente ha causado un gran impacto en la comarca. A los pocos minutos de que ocurriera el suceso, una persona que estaba en el lugar y que reconoció al fallecido se puso en contacto con su sobrino, que se encontraba tomando un café en un bar del pueblo. Acababa de ver como minutos antes su tío pasaba con el vehículo. A partir de ahí, corrió la triste noticia. «No sabemos qué le pudo pasar para caerse. Él era un hombre delgado, ágil... No sabemos», lamentaba un primo de la víctima.

Luis vivía con su madre en Celis, estaba soltero y era un gran aficionado a la caza, cuentan sus amigos. Su cuerpo fue trasladado ayer por la tarde al Instituto de Medicina Legal de Santander, donde hoy se le realizará la autopsia, y posteriormente quedará en el tanatorio de Rionansa. Previsiblemente, el funeral se celebrará mañana.

El consejero de Economía y Empleo, Juan José Sota, ha remitido una carta de condolencia a los familiares y amigos del fallecido en la que les trasladó un «sentido pésame»en su nombre y en el del departamento que dirige. Además, mostró su deseo de que los allegados estén pasando estos momentos difíciles en paz y serenidad. El primero en informar de lo ocurrido, a través de su cuenta en Twitter, fue el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga:«Dolor al conocer la muerte de un operario en Rionansa por accidente laboral cuando removía tierra de un argayo. Debemos respetar siempre las medidas de prevención de riesgos laborales para evitar más muertes. Mi más sincero pésame para familiares, compañeros y allegados. DEP».