La red que mide el bienestar de la comarca

Los componentes de la red se reúnen una vez al mes aproximadamente. /Javier Rosendo
Los componentes de la red se reúnen una vez al mes aproximadamente. / Javier Rosendo

Hace dos años que representantes de varios ámbitos de la sociedad trabajan para poner en común las necesidades y los recursos de la ciudadanía

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

La red de salud 'Entretejiendo Saja' se creó hace dos años en la comarca con el objetivo de calibrar el nivel de bienestar de la ciudadanía, detectar sus necesidades y poner en común los recursos disponibles para satisfacerlas. Está formada por personas que pertenecen a diferentes ámbitos de la sociedad (educación, sanidad, servicios sociales, asociaciones y varias ong), que, tras más de un año y medio trabajando, han logrado poner en marcha propuestas muy interesantes, algunas destinadas al colectivo que más les preocupa, los jóvenes, y su tendencia a consumir alcohol en edades tempranas.

El último encuentro entre los integrantes de este grupo, que mantiene reuniones de forma constante a lo largo del año, tuvo lugar el martes en el IES Valle del Saja de Cabezón de la Sal, donde, entre otras cosas, se pusieron sobre la mesa los logros alcanzados por esta red. Eran las diez y media de la mañana, el encuentro estaba llegando a su fin (se reúnen a las 9.15 horas) y los participantes hablaban sobre cómo regular el uso que los alumnos hacen del móvil. «Es absurdo pensar que van a dejar de utilizarlo», argumentaba el director del centro educativo, Juan Jácome. Un «debate nuevo» al que se enfrentan, como lo calificó la titular de la Mancomunidad de Servicios Sociales Saja-Corona, Iosune Fernández. «Los jóvenes son adictos al móvil», acuñaba el presidente de la Asociación de la Tercera Edad, José Luis Casado. «Somos», le corregían todos al unísono. Esta es la idiosincrasia de la red, que tiene como objetivo «averiguar qué necesitamos y qué recursos tenemos», explica Charo Villota, doctora en el centro de salud Saja y artífice de este proyecto. A partir de ahí, «no se dan soluciones inmediatas, pero hemos creado una constante dinámica de vernos para analizar los problemas».

En la red están todos. Los representantes del AMPA, de la Asociación Hoy por Ti y de la tercera edad, la ONG Ruta 6, educadores, integradores, trabajadores en los servicios sociales, médicos, enfermeras, directores de institutos... «Ponemos en común los temas que nos preocupan», explica la enfermera Mayte Albizu, y no dejan que la llama se apague por falta de interés. «El proyecto está dando sus frutos porque desde el principio no esperamos que la red hiciese cosas, sino que el objetivo era compartir información y recursos, lo que ha tenido un efecto muy positivo y multiplicador», explica Iosune, también una de las fundadoras. «No supone un gran esfuerzo a nivel individual, algo que ya sabemos suele fracasar, tan solo acudir a las reuniones y poner en común las cuestiones que consideramos relevantes». «Nos encontramos con gente que ofrece otros puntos de vista diferentes al nuestro y echamos un pulso por la comunidad a la que pertenecemos», acuña Jesús Osorio, presidente del Club de Ajedrez. Y de paso, «tomamos conciencia de que la salud no depende tan solo del centro de salud», recuerda Charo.

Después de todo este tiempo, han llegado a la conclusión de que lo que más preocupa en el entorno son los jóvenes y el alcohol, los jóvenes y el juego, los jóvenes y las alternativas con las que cuentan en esta zona de Cantabria. «Tenemos la sensación de que existe un alto consumo de alcohol a edades tempranas y también un problema de ludopatía», explican. Por eso, han confeccionado una serie de encuestas que están realizando a los alumnos de los dos institutos de la localidad, «desde 1º de la ESO hasta segundo de Bachillerato», especifica Ana Poo, una joven integradora social del programa Vive la Noche, que es la encargada de repartir las encuestas entre el alumnado.

«El objetivo de la red es compartir información y recursos, lo que ha tenido un efecto positivo» Iosune Fernández | Titular Mancomunidad

En la misma línea, «hemos creado una 'Mesa del Alcohol' de la que forman parte tanto miembros de las fuerzas del orden público, como de organizaciones sanitarias, asociaciones de padres y madres de alumnos, políticos y todos los que puedan aportar algo». El objetivo «es crear alternativas para los jóvenes», como el centro juvenil 'El Centruco' o como 'Vive la Noche', un programa en el que participan dos educadores sociales que ofrecen ocio saludable. El problema, explica Iosune, «es la continuidad», porque «no se trata de programas municipales, sino que dependen de una subvención a través de la que se contrata a estos profesionales durante seis meses». Un problema que tratan de solucionar.

«Necesitamos atención especializada»

Personal médico en el centro educativo para atender a los alumnos con necesidades especiales.Es lo que desde la Asociación de Padres y Madres de Alumnos (AMPA) del Colegio Ramón Laza de Cabezón de la Sal llevan solicitando durante dos años al Gobierno de Cantabria, «sin obtener nada hasta ahora», informa el presidente, José Luis González, quien alerta de que en los últimos meses ha habido dos urgencias médicas por un alumno que se alimenta mediante una sonda en el colegio, cuyo personal «no está suficientemente cualificado para atender ciertas urgencias». Por eso, «llevamos mucho tiempo pidiendo un enfermero o enfermera, que pueda atender a estos alumnos en caso de urgencia en el propio centro educativo». Algo que ya se ha puesto en marcha en «dos centros en Santander», asegura José Luis, que ha planteado esta necesidad en la red y está dispuesto a recoger firmas y presentárselas a la Consejería. «Es un problema grave que debemos tratar», asegura Mayte Albizu. «La red se crea precisamente para solucionar problemas de salud como este», explica el presidente del AMPA, que está dispuesto a tomar cartas en el asunto y que no caiga en saco roto.

Dejan claro que la red es un espacio abierto, al que puede acudir todo el que quiera ayudar. «Ha venido Miguel Ángel Fonfría a explicarnos en qué consiste el Programa de Ayudas a las Familias en la educación, también César Marañón para hablarnos de la escuela de artes escénicas...». Se han puesto en marcha paseos saludables y se está trabajando para que la Consejería de Sanidad «cree una especie de bono social para las familias sin recursos económicos con una mala salud bucodental». Pero como las cosas de palacio van despacio, «hasta que la Consejería resuelva hemos logrado contactar con una organización de dentistas que va a prestar este servicio a las familias que lo necesiten». Además, se ha hablado de la posibilidad de crear un grupo de 'boiscouts' y las ONG de la zona se han puesto en contacto gracias a la red para hacer un mercadillo solidario de cara a la Navidad. Todo, resultado de la voluntad comunitaria.