Revilla se apoya en la bajada del paro para reivindicar al bipartito

Miguel Ángel Revilla, esta mañana, en Cabezón de la Sal. /Javier Rosendo
Miguel Ángel Revilla, esta mañana, en Cabezón de la Sal. / Javier Rosendo

La oposición le reprocha que no haya hecho referencia a la polémica por las contrataciones del Sistema Cántabro de Salud (SCS)

DM .
DM .Santander

Revilla ha dedicado este domingo buena parte de su discurso en el Día de Cantabria, en Cabezón de la Sal, a poner sobre la mesa los datos que está cosechando Cantabria en cuanto a descenso del paro, recordando que en 2017 fue la comunidad que registró una mayor reducción. También hizo referencia al crecimiento económico, que fue del 3,2% el año pasado, más que la media, una tónica que, según las previsiones citadas por Revilla, como la del BBVA, se mantendrán para 2018.

«Hay un debate: Cantabria será la primera o la segunda en crecimiento de España en este año«, ha afirmado Revilla, que ha opinado que los datos que está cosechando la comunidad en estos dos parámetros »no son malos«. »Claro que se podría hacer infinitamente mejor pero también infinitamente peor«, ha reivindicado el regionalista.

Y es que ha subrayado que cuando a mediados de 2015 asumió el Gobierno la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo semestre de ese ejercició situaba la tasa de paro por encima del 18% al contabilizar 50.100 desempleados y ahora, tres años después, hay 31.500 parados y la tasa es del 11,63%.

Revilla ha asegurado que desde el Gobierno regional «se hace lo que se puede». «No queremos presumir de nada pero ahí está», ha afirmado el regionalista, que, además, ha reivindicado que el bipartito ha tenido que hacer esta tarea para reducir el paro y promover el crecimiento económico sin la colaboración del que hasta hace unos meses gobernaba en España: el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Perspectivas «muy optimistas»

Estos datos y las «potencialidades» que, según ha dicho tiene Cantabria, como la Universidad de Cantabria, el puerto de Santander o el aeropuerto, entre otros, hacen que Revilla tenga perspectivas «muy optimistas de cara al futuro».

Para ello, ha señalado que hay varios proyectos que tienen que salir, como el centro logístico en el Llano de La Pasiega (Piélagos); el proyecto minero del Besaya; el proyecto Comillas o el futuro Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Mupac) en Puertochico.

Además, ha señalado que para muchos de estos proyectos tendrán el apoyo y la colaboración del nuevo Gobierno de España, tal y como le confirmó el presidente Pedro Sánchez.

Revilla también ha hablado del proyecto de ampliación de la central hidroeléctrica de Aguayo, el que, según el regionalista, será «el gran proyecto» de energías de la región.

El regionalista ha señalado que, a diferencia de otros en materia de energías renovables no «han sido capaces de poner en marcha» por las dificultades de tramitación, el de Aguayo «sí va a caer» tras la reciente adquisición por parte de Repsol de activos eléctricos de Viesgo. De hecho, ha revelado que el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, le ha revelado que quieren «empezar ya» a hablar de este proyecto y ha anunciado que «la primera semana de septiembre» se reunirá con él para hablar de ello.

Además de estos proyectos, Revilla, desmintiendo a aquellos que le ven falto de ideas, ha asegurado que tiene «la cabeza como una moto» y es un «volcán» de «buenas» ideas.

Críticas de la oposición

Revilla no ha hecho alusión en su discurso a la polémica sobre las irregularidades en la contratación en el Servicio Cántabro de Salud (SCS) ni sobre el futuro de la consejera de Sanidad, María Luisa Real (PSOE), algo que la oposición (PP, Podemos y Cs) le ha recriminado, mientras que el líder de los socialistas, Pablo Zuloaga, insiste en la provisionalidad del informe de la Intervención.

En el día de hoy, Revilla no ha respondido a la especie de ultimátum que hace unos días le dio el PP, que le emplazó a que este domingo, en el Día de Cantabria, explicara que iba a hacer con Real por el «escándalo» en el Servicio Cántabro de Salud. Por ello, una vez concluido el acto institucional y el discurso de Revilla sin alusiones a este asunto, el portavoz del PP, Íñigo Fernández, le ha reprochado al regionalista el no haber hablado de los «chanchullos» que se están produciendo en la sanidad cántabra.

«No ha hablado de contratos irregulares, no ha hablado de adjudicaciones a dedo, no ha hablado de pagos de recepción de suministros sin haberse producido, no ha hablaldo de pagos de fin de obras sin haber empezado. No ha hablado de los chanchullos de su Gobierno que es de lo que tenía que haber hablado», le ha afeado.

También al diputado regional de Podemos José Ramón Blanco, le ha faltado escuchar a Revilla hablar de lo que está ocurriendo en el SCS. «Tenemos un escándalo de corrupción o de presuntas corruptelas en el Servicio Cántabro de Salud y, por lo tanto, tenía que haber hecho una mención a ello», ha dicho este parlamentario, que «espera» que se cese «de inmediato» a Real por este asunto.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Ciudadanos y diputado del grupo mixto, Rubén Gómez, ha insistido en que, al igual que Cantabria, no es la «Arcadia feliz» que, a su juicio, intenta vender Revilla, tampoco lo es el Gobierno PRC-PSOE.

Y como prueba, ha puesto, precisamente, como ejemplo estas supuestas irregularidades en el SCS, además de otros «incendios» de este Gobierno PRC-PSOE, como los que, en su opinión, existen en consejerías como la de Educación, dirigida por el socialista Francisco Fernández Mañanes en la que, a su juicio, se está enfrentando a padres y profesores por el calendario escolar.

También ha señalado el «incendio» que hay, en su opinión, en la de Economía, Hacienda y Empleo, también controlada por el PSOE, con los ceses de varios cargos.

Y es que, según este diputado de Cs, en el departamento que dirige Juan José Sota se cesa de forma «fulminante» a «cualquier» funcionario que denuncie irregularidades o que quiera hacer «de forma objetiva» su trabajo.

De esta forma, ha aludido a los casos del interventor general Gabriel Pérez Penido, cesado en febrero, y al más reciente de la directora general de Economía, Montserrat García. «Esa es la realidad del Gobierno de Miguel Ángel Revilla», ha dicho Gómez.

Zuloaga pide que se espere al informe definitivo sobre el SCS

También por la polémica en el SCS han sido preguntados este domingo el secretario general del PSOE cántabro, Pablo Zuloaga, que, en cuanto al Informe de la Intervención, ha insistido en que «es provisional y está en fase de alegaciones».

«Cuando el informe sea definitivo habrá que hacer sobre él todas las valoraciones políticas y se entenderán las valoraciones de cada uno de los grupos. Hasta el momento entendemos que es pronto para manifestarse en torno a ese informe, que no es cierto porque no es concluyente», ha aseverado Zuloaga.

Por ahora, el también delegado del Gobierno se ha limitado a defender que la sanidad en Cantabria «goza de muy buena salud» y es, según las estadísticas, una «institución valorada por todos los cántabros».

Además, ha puesto en valor las inversiones que se están haciendo desde la Consejería para mejorar el acceso a la sanidad de los cántabros y crear nuevos centros de salud y consultorios en la comunidad.

El dirigente socialista ha realizado estas declaraciones a escasos pasos de Real, que ha podido escuchar las palabras del líder de su partido.

En la misma línea que Zuloaga, el portavoz parlamentario del PRC, Pedro Hernando, ha opinado que hasta que no haya un informe definitivo de la Intervención «tampoco tiene sentido» seguir hablando de este asunto.

Así, ha señalado que cuando exista dicho informe, será el Consejo de Gobierno el que tendrá que pronunciarse.

Hernando ha vuelto a señalar que es un asunto para el «debate político», con el que algunos partidos de la oposición «con graves problemas internos» pretenden «desviar la atención».

Para el regionalista, «lo más importante» es que los ciudadanos están «contentos» con la sanidad de Cantabria, a la que, según ha recordado, puntuan con un «notable».

Ha insistido en que al ciudadano «lo que le preocupa» es «que cuando va a Valdecilla se encuentre en uno de los tres mejores hospitales de España», que las listas de espera se hayan reducido «en muchos días» en relación a la etapa del PP y que «la atención y la inversión que se está haciendo en sanidad sea uno de los referentes nacionales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos