Revilla vuelve a Carmona en Fin de Año

Sane

El presidente ha cumplido la tradición y ha inaugurado una carretera y reinaugurado la Casona de Carmona

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Fiel cada 31 de diciembre, el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, subió este lunes a Carmona. Este año la obra a inaugurar ha sido la mejora de los accesos al pueblo. Pero en realidad el qué es lo menos importante de esta tradición que puso en marcha el alcalde José María Cos -ha señalado hoy el presidente- y que Revilla ha mantenido, obra incluida cuando ha estado en el Gobierno, encuentro con los vecinos sin más cuando ha estado en la oposición. Y así lo ha recordado hoy a los congregados junto al puente 'inaugurado'. «Vendremos el año que viene como vinimos cuando no estábamos en el Gobierno», ha dicho Revilla en un 31 de diciembre previo a un año electoral. Y es que las urnas decidirán en mayo. Ante el que es para el líder regionalista «el pueblo más bonito de Cantabria, después de Polaciones», también se mostró orgulloso de contribuir a hacer de Cantabria «un lugar de convivencia», en contraste con los problemas sociales que se sufren en otros puntos de España.

Las obras inauguradas este año son los accesos a la localidad en el tramo comprendido entre la bolera y el puente sobre el río Quivierda que, tras una inversión de 47.000 euros, da respuesta a una petición del Ayuntamiento y sus vecinos para mejorar las infraestructuras y la calidad de vida en el municipio. La carretera de acceso al pueblo presentaba una anchura insuficiente al encontrarse entre paredes de piedra que dificultaban mucho la circulación en ese punto. El presidente, que ha estado acompañado del consejero de Obras Públicas, José María Mazón, ha aprovechado la visita para reinaugurar la Casona de Carmona. El 31 de diciembre del año pasado inauguró las obras de rehabilitación que realizó Cantur en este edificio y hoy han estrenado el hecho de que ya se ha concesionado a un grupo hotelero privado que es quien se ha encargado de la adquisición del mobiliario. Un año después la apertura de la casona parece ya una realidad.

Los trabajos en la carretera de acceso han consistido en la demolición y reconstrucción de los cierres de mampostería existentes a lo largo del vial hasta alcanzar una anchura útil de 5,60 metros para facilitar el cruce de dos vehículos en condiciones adecuadas, hecho que ha obligado a desplazar el alumbrado público, pero sin que se hayan visto afectados los postes de energía y de telefonía existentes en ese tramo.

La carretera, con una longitud aproximada de 60 metros, también ha sido pavimentada y Revilla ha anunciado que la nueva carretera de Las Lindes está a punto de completarse. Se trata de un víal que aunque en un principio se dirige a la iglesia» también servirá para el servicio a las tareas de la ganadería»