Rionansa apuesta por redescubrir Chufín

Para acceder a Chufín se realiza un recorrido por un paraje natural junto al pantano Palombera./José García
Para acceder a Chufín se realiza un recorrido por un paraje natural junto al pantano Palombera. / José García

El Ayuntamiento promueve un proyecto de investigación de las cavidades del municipio y dotará a Chufín de un mejor acceso

VICENTE CORTABITARTE

El Ayuntamiento de Rionansa quiere que el arte rupestre del municipio y muy especialmente la conocida como cueva del Moro Chufín se convierta en un referente y en un verdadero punto de atracción para la comarca. Para ello, el equipo de gobierno, con el regionalista Pedro González al frente, está trabajando en una doble dirección, por una parte promoviendo un proyecto de investigación, con las nuevas técnicas existentes, y por otra mejorando el acceso a la cavidad. Estas iniciativas, que ya se trataron con la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, antes del cese de Ramón Ruiz, serán trasladadas ahora al equipo de su sustituto, Francisco Fernández Mañanes.

Los recientes hallazgos de arte rupestre en varias cuevas de la región son, a juicio del regidor de Rionansa, una buena muestra de lo que aún puede quedar por descubrir en las cavidades de su municipio, como la de Micolón y Porquerizos, pero sobre todo la de Chufín por las características y circunstancias que la rodean.

Pedro González señala que «todo el concejo de Celis es una pura cueva kárstica y estoy plenamente convencido que hay cosas por descubrir, lo que no sé es su importancia. El pantano de Palombera ha podido invadir salas con arte rupestre y también ha podido bloquear el acceso a espacios sin inundar que podrían conservarse en perfectas condiciones». Se da la circunstancia de que la cueva de Chufín cuenta con un lago interior cuyo nivel freático coincide con el del pantano, es decir, están comunicados, ya que cuando el nivel del pantano desciende, también lo hace el del lago y, según apunta el alcalde, «nunca nadie ha pasado más allá del lago interior de Chufín para seguir explorando».

Chufín se encuentra en un enclave natural privilegiado

Las visitas a la cueva del Moro Chufín se realizan guiadas con una duración aproximada de hora y media. En la actual temporada las visitas se han ofrecido en Semana Santa y durante el verano, entre el 14 de junio y el 17 de septiembre, con dos pases por las mañanas y otros dos durante la tarde, con un máximo de seis personas en cada uno de ellos. El alcalde de Rionansa considera que «con nuestro proyecto podríamos enriquecer las visitas turísticas a la Cueva de Chufín aprovechando nuestros propios recursos naturales. Tenemos la oportunidad de singularizar nuestra oferta turística complementando los aspectos culturales con los naturales y paisajísticos, ya que, al indudable valor que tiene la cueva por sí misma, podríamos incorporar el singular entorno que la rodea. No conozco ninguna cueva con arte rupestre enclavada en un rincón tan bello como éste».

A comienzos del presente año desde el Ayuntamiento de Rionansa se presentó ante la Dirección General de Cultura un ambicioso proyecto que contemplaba no solo el estudio de los conjuntos rupestres ya existentes, sino un trabajo integral de investigación, datación, conservación y difusión de los bienes actuales y de los posibles hallazgos, comprometiéndose el Consistorio a financiar íntegramente el proyecto.

Dicha iniciativa fue rechazada en el mes de junio por la comisión técnica designada para su evaluación, a pesar de que los responsables de Cultura veían el proyecto con buenos ojos. Por ello, el Consistorio ha reformulado su propuesta, subsanando las causas por las que se denegó, remitiéndolo nuevamente a la Dirección General de Cultura. Tras los ajustes requeridos, el proyecto actual se centra en estudiar las cuevas de Chufín, Micolón y Porquerizos, así como sus proximidades, documentando sobre el terreno aquellos hallazgos que se produzcan e informando a la Consejería de todo ello para acordar los pasos y métodos a seguir en las consiguientes dataciones y actuaciones de conservación que requiera.

En la actualidad, las visitas están limitadas a grupos de 6 personas.
En la actualidad, las visitas están limitadas a grupos de 6 personas. / JOSÉ GARCÍA

El proyecto incluye la investigación del pantano y del lago interior de Chufín con especialistas en espeleobuceo y nanorobots.

Acceso

El otro proyecto promovido desde el Ayuntamiento de Rionansa es el de mejorar el acceso a Chufín, una de las cuevas de la región declarada Patrimonio de la Humanidad, la cual se encuentra enclavada en un paraje natural de extraordinaria belleza, pero que por su actual situación supone un problema para las visitas. Por ello se ha redactado un proyecto que precisamente hará que esas características del entorno natural, que en la actualidad se presenta como una dificultad, se conviertan en un atractivo añadido.

Una gran parte de la cueva de Chufín afectada por un lago no ha sido nunca investigada INVESTIGACIÓN

El estudio redactado se ha realizado en coordinación con Daniel Garrido, responsable de la cueva desde la Sociedad Regional de Educación, Cultura y Deporte (SRECD), ofreciendo una propuesta sencilla, basada en cuatro ejes de acción.

El primero contempla habilitar un aparcamiento a una distancia aproximada de un kilómetro de la cueva para iniciar desde ese punto una breve ruta a pie siguiendo la línea del embalse de Palombera.

Este trayecto discurriría por la zona de policía del embalse, realizando trabajos de enlosado de caminos, instalación de plataformas en zonas abruptas y barandillas de madera, todo ello, intentando alterar lo menos posible el entorno de seguridad al camino. «De esta manera, el visitante tendría la oportunidad de pasear por un paraje idílico, rodeado de arboledas y junto al embalse, iniciando su experiencia por este singular espacio desde el mismo momento en que deja su coche en el aparcamiento», explica el alcalde de Rionansa.

Zona recreativa

Al final de este camino se proyecta reubicar el centro de recepción de visitantes, que también contaría con una zona recreativa para amenizar los tiempos de espera y desde donde el visitante tendrá unas magníficas vistas del pantano. Por último, el proyecto también contempla instalar un pantalán, para poder realizar en el futuro parte del recorrido hasta la cueva en barca, como en el pasado ya lo hacía un guía.

Esta propuesta resolvería los grandes problemas de accesibilidad que tiene Chufín, que ya se inician por la distancia de dos kilómetros existentes entre el centro de recepción de los visitantes y la cavidad. Una circunstancia que obliga a los guías a desplazarse hasta allí para llevar a los visitantes en un trayecto que se prolonga durante casi una hora, obligando el paso por fincas particulares, lo que provoca malestar entre los propietarios y limita de manera importante el número de visitas.

La ubicación de la cueva junto al pantano de Palombera impide acceder en muchas épocas del año ACCESIBILIDAD

Otro de los inconvenientes de explotación que presenta la cueva es que, por su proximidad al pantano de Palombera, cuando crece mucho el caudal, se inunda una zona del acceso, con lo cual se cierra el paso a los visitantes. Situación que en numerosas ocasiones se puede prolongar durante varios meses al año. La ejecución de este proyecto pondría solución al problema ya que con el pantalán quedaría habilitado el acceso en cualquier época del año a través del embalse. Al mismo tiempo, con esta propuesta se lograría aumentar el uso que se hace de la zona, ya que el pantalán permitiría complementar las visitas a la cueva con pequeñas excursiones en lancha neumática, así como desarrollar actividades deportivas náuticas y otras iniciativas turísticas.