«Me he asustado cuando me han picado las avispas, sobre todo después de lo que pasó en Galicia»

«Me he asustado cuando me han picado las avispas, sobre todo después de lo que pasó en Galicia»

Un empleado de una empresa de jardinería es atacado por varias avispas asiáticas cuando podaba una palmera en una finca particular en Treceño

Rafa Torre Poo
RAFA TORRE POOSantander

Al final «todo ha quedado en un susto». Pero de los buenos. Un trabajador de una empresa de jardinería podaba esta mañana una palmera en una finca particular en Treceño cuando fue atacado en la parte superior de la mano derecha por varias avispas asiáticas. «Me he asustado un poco, sobre todo después de lo que pasó en Galicia», reconoce Borja, el jardinero que resultó herido. Se refiere a la muerte de una persona este sábado en Viveiro (Lugo) tras recibir al menos dos picaduras cuando desbrozaba maleza. Afortunadamente, Borja fue atendido rápidamente en el centro de salud. «Me han puesto dos inyecciones y me han dado pastillas, pero aún a estas horas me duele mucho», explica.

El suceso se ha producido sobre las nueve y media de la mañana. El operario estaba subido en una plataforma elevadora. «Me han bajado rápidamente, me he echado amoniaco y he ido directo al ambulatorio», cuenta. En el momento de recibir la llamada de este periódico se encontraba ya de vuelta en la finca recogiendo todo el material. «Lo sorprendente es que el nido se encontraba dentro de una de las hojas que estaban podridas», explica Isidro Herrera, que trabaja en la empresa Sercant Anti-Velutina, especialista en la erradicación de estos insectos invasores. «Hemos eliminado las avispas con un espray y después hemos visto dentro el nido primario, que estaba compuesto por una doscientas celdas», añade.

A la derecha, imagen de la finca donde se realizaban los trabajos. A laderecha, nido donde se encontraba la colonia de avispas asiáticas. / Javier Rosendo

No es la primera vez que un insecto pica a Borja, que además de jardinero es ingeniero forestal. «Por fortuna, habíamos llevado una plataforma elevadora. Si me hubiera subido con el arnés y los pinchos, escapar hubiera sido mucho más difícil», cuenta.

 

Fotos

Vídeos